5 razones de por qué disfrutar vivir en Maipú

La semana pasada presentamos un informe del ICVU, donde Maipú aparecía sorpresivamente peleando los primeros 10 lugares con emblemáticas ciudades de chilenas. Hoy quisimos ir más lejos y desde el optimismo propio del nacido y criado en la comuna, explicar por qué este fenómeno de los altos arriendos y el gusto de vivir en la histórica comuna. Compartimos con ustedes nuestro top 5:

 

5. Áreas verdes:

Va quedando poco, pero ahí están aún los árboles que embellecen nuestra comuna. Todavía resisten el “tsunami de cemento” que significó el necesario y sentido remodelamiento de Av. Pajaritos en los a ños 90, o el sacrificio de espacios verdes de la Plaza de Maipú. Aún es posible disfrutar de un paseo por Av. 5 de Abril al oriente de Pajaritos, acompañado de auténtica sombra  y pasto verde al paso. Todavía podemos salir a disfrutar un paseo en familia por los jardines del Templo Votivo. El llamado  es a disfrutar y usar los espacios verdes que aún permanecen disponibles para prevenir su desaparición y cultivar en  nuestros hijos el gusto por lo natural, lejos del trillado paseo al mall del fin semana, comida rápida incluida. Está también en nosotros el  saber conocer, disfrutar y proteger los espacios verdes de nuestra comuna. Mención honrosa para el bandejón central bajo el sector en altura del metro por Pajaritos, donde cada día se observan más personas saliendo a trotar, usando las máquinas de ejercicio o andando en bicicleta. Puntos extra para esta iniciativa que ha logrado cautivar el entusiasmo de muchos vecinos.

Cerro15_cruz_maipu

(foto Kurotashio)

4. Santiago a la distancia:

Lo que algunos consideran una desventaja, aquí lo tenemos por beneficio. Estar lejos de Santiago significa salir de la vorágine capitalina y tener un respiro al final del día (a pesar del desgaste de los viajes). En especial, los fines de semana donde todavía es posible hacer vida familiar, saliendo a pasear a algún restorán tradicional de la comuna (ejemplos hay muchos y muy emblemáticos: La Higuera, Los Hornitos de Portales, etc.), o simplemente saliendo a caminar por las distintas áreas verdes de la comuna mencionadas en el punto anterior. Para quienes aún sienten aprecio por la vida “en casa”, vivir en Maipú es todavía hacerse cargo del jardín exterior, tener una mascota para sacar a pasear, o simplemente compartir con los vecinos una amena conversación un sábado por la tarde mientras se barre la calle, con ese olor a tierra mojada y los gritos lejanos de la tradicional pichanga de fin de semana.

centro Jorge Barrios

(Foto Jorge Barrios)

3. Transporte:

A pesar de todos los reclamos que uno pueda tener como sufrido usuario del Transantiago, aún el metro ostenta su record de 30 minutos Plaza de Maipú/Baquedano, lo cual para quienes conocimos los largos recorridos por Pajaritos a bordo de la “Las Flores” o la Maipú-Quilín en los noventa es una diferencia  cuántica en la velocidad de transporte. Mención honrosa merecen los abnegados colectivos quienes, a pesar de haber subido la tarifa recientemente, ofrecen una alternativa eficiente y rápida para viajes de último momento, o una salida rápida ante la ausencia de micros en la noche. Todo sea por llegar pronto a la casa a descansar, cuando uno se puede dar ese “lujito”.

 

Foto: Antoine, WkP

Foto: Antoine, WkP

2. Orgullo comunal:

Por cliché que parezca, pertenecer a una comuna con cierto pasado cultural e histórico, por olvidado y mal mantenido que esté, permite una cierta identidad ciudadana, para quien esté dispuesto a cultivarla. Lugares como el nuevo Mirador Poniente del Templo, el Museo del Carmen, el Cerro Primo de Rivera, la redescubierta Rinconada de Maipú, o la misma Plaza de Maipú que se resiste al mandato del cemento, nos permiten un panorama a la mano para el fin de semana sin necesidad de un viaje a la capital del país, ni gastos que castiguen el bolsillo del maipucino a pie.

Mural Museo del Carmen

1. Futuro:

A pesar de todo, las proyecciones de Maipú sorprenden. Junto con las estimaciones favorables de ICVU, el naciente interés por vivir en la comuna, y el crecimiento del comercio y la actividad educativa posicionan a la comuna como un lugar interesante de proyección en los próximos 10 años.  Muchas personas incluso miran más lejos y posan su mirada hacia el poniente, en la Villa El Abrazo, o incluso Padre Hurtado, lugares que ofrecen la tranquilidad de una especie de semi-ruralidad, al tiempo que están a un paso de la Comuna-Cuidad con todo tipo de servicios, supermercados, colegios, etc.  Los así llamados barrios de Maipú son sectores ya consolidados, donde existe vida de barrio, con activas juntas de vecinos, talleres de manualidades y actividades físicas, clubes deportivos y hasta centros ecológicos. En fin, historias comunes que se han tejido por años.  Maipú tiene el desafío de convertirse en un modelo de vida urbana al margen de Santiago, con todas las ventajas que eso pueda conllevar. La gran interrogante es si nuestros planificadores urbanos y autoridades políticas locales sabrán sacar el dividendo social a este gran pasivo que tenemos. De ser así, Maipú puede convertirse en una alternativa de vida con todas las ventajas de una gran ciudad, sin las dificultades colaterales como el smog, los tacos o el ruido propio de la metrópolis.  Eso esperamos todos los que vivimos y nos sentimos parte de esta historia.

cicletada

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Maipú Tags: , , , , ,
© 6455 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: