¿A QUÉ VIENE EL PAPA?

 

editorial-300x177-300x177

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

Hace 31 años, Chile entero estaba enfervorizado y extasiado por la visita a nuestro país de Juan Pablo II, no hubo compatriota que se opusiera a dicha visita, es más, todos sentían que “El Mensajero de la Vida” podría ayudar a Chile a poner término a la cruenta dictadura cívico-militar que sufría el país por aquellos años.

Y las personas que tenían esa esperanza no andaban tan lejos de la realidad, ya que Juan Pablo II – en sus diferentes actividades masivas junto al pueblo chileno – escuchó el mensaje de diferentes ciudadanos y pobladores que pedían auxilio ante el duro momento que por aquel entonces vivía Chile, cómo olvidar a aquel poblador de La Bandera que suplicó a Su Santidad: “¡queremos que ya no nos sigan matando en las poblaciones!”.

Nunca sabremos a ciencia cierta si efectivamente Juan Pablo II tuvo algo que ver con los acontecimientos que se desencadenaron en los años siguientes en nuestro país, pero no creo que sea una casualidad que justamente al año siguiente de su visita se concretara el plebiscito que puso fin a 17 años de dictadura.

Han pasado muchos años y la visión de los chilenos respecto a la Iglesia Católica ha cambiado, ya no es esa institución a la que todos respetaban independiente de sus creencias, tantos hechos de sacerdotes pedófilos, religiosas abusadoras, y esa sensación de que la jerarquía eclesiástica poco y nada hizo por ayudar y proteger a las víctimas, sino que por el contrario intentaron por años encubrir a los abusadores, hacen que hoy en día la gente esté en contra y rechace la visita que desde este lunes inicia a nuestro país el Papa Francisco.

¿A qué viene Francisco a Chile?. Ciertamente se trata de una visita apostólica histórica para nuestro país, la segunda de un Sumo Pontífice a Chile, 31 años después de la de Juan Pablo II. Pero, ¿a qué viene?, ¿qué mensaje trae?, ¿es esperanzadora su visita como la de Juan Pablo II en 1987?.

Sin duda los más acérrimos feligreses de la Iglesia Católica esperan su visita con fervor, anhelando escuchar su mensaje apostólico. Sin embargo, los chilenos en su mayoría esperan que Francisco no desperdicie esta oportunidad y haga un gesto, un gesto tan simple como “pedir perdón”, y más aún, un gesto como reunirse con las víctimas chilenas de los abusos de sacerdotes pedófilos, un pequeño gesto que ayudaría a comenzar con el proceso que tal vez algún día haga recuperar la confianza en la Iglesia Católica.

La imagen de la Iglesia está dañada, quizás algún día se pueda recomponer, después de todo, se trata de la misma Iglesia que ayudó y protegió a víctimas de la dictadura, la misma Iglesia que condenó la violación de los ddhh, la misma Iglesia del Cardenal Silva Henríquez, la misma Iglesia del Padre André Jarlán, la misma Iglesia del Padre Pierre Dubois, así es, es la misma Iglesia que hoy está en crisis, pero depende de su máximo pastor que hoy todos volvamos a creer en ella.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Opinion
© 2018 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: