¿Banda ancha o delgada?

 

Internet Laptop

• Traffic Shapin es una estrategia adoptada por las empresas que proveen Internet en la que intervienen la velocidad de conexión de sus clientes con el fin de mejorar el servicio, aunque para algunos usuarios esta práctica se convierte en un tormento.

Por redacción

Luciana Ríos vive en Villa Los Héroes de Maipú y hace algunos meses su conexión de internet presenta problemas. “El servidor se cae, las páginas no cargan o no abren”, comenta. Como a ella, son cientos de personas a las que diariamente les sucede esto y reclaman a su proveedor.

Quienes navegan frecuentemente en la red señalan que el problema es más grave de lo que se cree, ya que las empresas ofrecen una velocidad a sus clientes que muchas veces no se cumple. Es así como los usuarios se han dado cuenta de que son víctimas del Traffic Shapin, estrategia utilizada por las empresas para filtrar la navegación de los usuarios, es decir, los clientes no pueden utilizar todo el ancho de banda por el que están pagando.

El periodista e investigador en las áreas de ética en Internet y brecha digital, Óscar Sánchez, explica que “a mayor cantidad de usuarios conectados, para la empresa es más difícil cumplir con sus necesidades de velocidad”, pero sostiene que al manejar el ancho de banda “las compañías hacen publicidad engañosa”.

Son los “usuarios pesados” o “Heavy User” -como se les conoce entre las empresas proveedoras – quienes sufren las consecuencias. Esta denominación se les entrega a aquellos clientes que poseen banda ancha y utilizan ciertos programas para descargar contenidos día y noche. Las aplicaciones más conocidas para estos efectos son Bittorrent, Ares o Emule y se ocupan para bajar música, series de televisión o juegos.

Ante esto, las empresas -por medio de filtros o barreras- impiden consumir el total de la capacidad de conexión por la que pagan y se escudan diciendo que la velocidad de los enlaces pueden variar mucho dependiendo de los servidores desde los que se está descargando información.

El experto señala que las empresas poseen una aplicación llamada “spywire”, que es un programa que detecta las páginas a las que los usuarios entran, generando verdaderas “listas negras” de sitios en los que la velocidad de conexión disminuiría. “Esta práctica viola la ley del consumidor al no cumplir con los servicios por lo que se están pagando, la libertad de información al censurarse contenidos y la ley de telecomunicaciones”, comenta Sánchez.

 

 

 

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: