Corrupción en el municipio de Maipú

vittori_95021-L0x0

-En la Municipalidad de Maipú existe un funcionario a honorarios que ocupa el cargo de Encargado de Espacios Públicos, se trata de Patricio Chandía, el cual en su contrato se le encomienda una misión específica como es “orientar y canalizar materias relacionadas con el ámbito municipal en terreno y detección de problemáticas y necesidades vinculadas a la realidad de las ferias libres, sus diversas formas de organizaciones y emplazamiento para la aplicación de medidas en terreno y la generación de políticas de aplicación general”.

-Sin embargo, en nuestro reportaje sobre las ferias publicado en la edición número 13 de Mi Gente pudimos apreciar que sus comerciantes están disconformes ya que no se ha dado solución a sus problemáticas.

Por Juan Zamorano

Suena fuerte la palabra “corrupción” y efectivamente su definición es muy fuerte, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) la palabra corrupción significa: “en las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores”, o sea, en buen chileno podríamos definir un acto de corrupción como “arreglarse los bigotes” muchas veces con mentiras y/o engaños.

En la Municipalidad de Maipú existe un funcionario a honorarios que ocupa el cargo de Encargado de Espacios Públicos, se trata de Patricio Chandía, el cual en su contrato se le encomienda una misión específica como es “orientar y canalizar materias relacionadas con el ámbito municipal en terreno y detección de problemáticas y necesidades vinculadas a la realidad de las ferias libres, sus diversas formas de organizaciones y emplazamiento para la aplicación de medidas en terreno y la generación de políticas de aplicación general”. Sin embargo, en nuestro reportaje sobre las ferias publicado en la edición número 13 de Mi Gente pudimos apreciar que sus comerciantes están disconformes ya que no se ha dado solución a sus problemáticas.

En consecuencia, la misión de Chandía especificada en su contrato no se cumplió. No obstante, este funcionario municipal a honorarios de igual modo recibió la remuneración pactada, se le pagó por un trabajo no ejecutado. Otra cosa, legalmente un funcionario a honorarios está imposibilitado de suscribir convenios o acuerdos, los cuales el Sr. Chandía de igual modo efectuó con algunos gremios de ferias libres, los cuales no tienen ninguna validez legal ya que incluso van sin la firma del alcalde, en consecuencia, este personaje se tomó atribuciones que no le corresponden.

Otro punto son los locales comerciales instalados en el bandejón central de la actual galería Padre Hurtado, la cual antiguamente era una calle, son alrededor de 100 comercios que no tienen patente, es más, ni siquiera existe la recepción final de sus instalaciones por parte del municipio. Todas estas situaciones anteriormente relatadas: recibir pagos por un trabajo no desempeñado; suscribir convenios al margen de la ley siendo funcionario a honorarios; y permitir el funcionamiento de locales comerciales sin patentes y sin existir la recepción final de sus puestos, todas estas irregularidades – y otras tantas que seguiremos investigando para informarles en nuestras próximas ediciones – significan que hay alguien detrás “arreglándose los bigotes”, esto tiene un solo nombre: CORRUPCIÓN.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Maipú, Nacional
© 6148 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: