DÉFICIT ATENCIONAL

-

Texto: Revista Mi Gente – Fotografía: Internet 

Un diagnóstico bastante frecuente es el llamado Déficit Atencional. Suele ser confundido con un trastorno del aprendizaje (dificultad para adquirir y conservar conocimientos y habilidades) o con el niño hiperquinético (niño hiperactivo).

Se le define como la falta persistente de la capacidad de atención acompañada de impulsividad, inapropiada al grado de desarrollo. Puede o no acompañarse de hiperactividad. Las cifras indican que el trastorno se presenta en el 5% de los escolares y se manifiesta a partir de los tres a cuatro años de edad.

Causas

Todos los exámenes y pruebas diagnósticas resultan normales, incluidas la Resonancia Magnética, Escáner y Electroencefalograma. Algunos investigadores opinan que no se trataría de una anormalidad, sino más bien de una diferencia, donde también es posible detectar un vínculo genético, ya que suele encontrarse en otros miembros de una misma familia.

Diagnóstico

La incapacidad para poder mantener la atención durante un cierto tiempo asociada a un comportamiento impulsivo, es la base del diagnóstico. El niño manifiesta renuencia o inconstancia en la realización de tareas o al momento de responder preguntas, lo cual afecta su rendimiento escolar o su relación con las demás personas. Muchos muestran inquietud o impaciencia, lo cual puede tomarlos hiperactivos, aun cuando ocasionalmente puede observarse el fenómeno contrario (niño letárgico).

Aparentemente el diagnóstico pareciera fácil, pero el trastorno presenta sus bemoles y pudiera confundirse con otras alteraciones conductuales si no existe una cuidadosa evaluación del caso.

Para ayudar en la detección del déficit atencional, los expertos han ideado una tabla que contiene elementos indicadores de falta de atención en un niño y otra para detectar impulsividad: de ellas señalamos lo más llamativo.

Signos de Falta de Atención

+ Dificultad para concentrarse en lo que hace.

+ No presta atención a detalles.

+ Se distrae fácilmente de las tareas y juegos.

+ No parece escuchar lo que se le dice.

+ Rechaza actividades o tareas que demandan un esfuerzo mental sostenido.

+ Suele perder cosas.

+ Se distrae fácilmente ante estímulos externos.

+ Signos de Impulsividad.

+ Sale corriendo o trepa en exceso.

+ Se levanta de su asiento en la sala de clases o durante las horas de comida.

+ Mueve constantemente las manos y los pies.

+ Tiene dificultad para participar en juegos y otras actividades lúdicas.

+ Suele hablar en exceso o interrumpe la conversación de otros.

+ Se encuentra permanentemente activo, como “si estuviese con el motor en marcha, listo para arrancar”.

Pronóstico

Los estudios revelan que el déficit atencional no se supera con el tiempo y puede afectar durante la adolescencia y vida adulta. El fracaso académico y conducta antisocial son patrones frecuentes de observar. Las personas con déficit atencional deben preferir actividades o profesiones que demandan actividad física más que intelectual. Los casos leves pueden llegar a ser compensados gracias a la inteligencia y capacidades especiales, sin embargo, la mayoría no tiene esa suerte.

Tratamiento

No existe un tratamiento curativo. Los medicamentos y la ayuda de psicoterapeutas y pedagogos pueden lograr neutralizar un porcentaje de los síntomas.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Salud
© 6163 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: