DR. SERGIO SANTOS Y EL SERVICIO GERIÁTRICO DEL HOSPITAL EL CARMEN

santos1

Texto: Revista Mi Gente – Fotografías: RIG

El Dr. Sergio Santos es un médico geriatra de origen cubano nacionalizado chileno, ingresó a trabajar al sistema público de salud el año 2002 en el Instituto Nacional de Geriatría, luego se trasladó al Hospital San Borja Arriarán en el área de psicogeriatría (unidad de pacientes con demencia), posteriormente fue uno de los médicos fundadores del Hospital Metropolitano de Santiago (en el mismo edificio en que antiguamente funcionaba el Hospital Militar) llegando a ser su subdirector, y desde noviembre de 2014 es el jefe del servicio de geriatría del Hospital El Carmen de Maipú (HEC).

El Dr. Santos recibió a Revista Mi Gente en el propio servicio de geriatría del HEC para conversar sobre el origen, evaluación y proyecciones a futuro de dicha unidad, la cual en estos momentos es el servicio geriátrico con más camas del país, hasta hace un tiempo el Instituto de Geriatría los superaba, pero en estos momentos la unidad del HEC es la que tiene mayor capacidad en cuanto a camas en todo Chile.

¿Este servicio de geriatría fue una de las últimas unidades en incorporarse al hospital?

  • A ver, no, no fue el último, porque después de esto se creó el servicio médico quirúrgico, ¡fue el penúltimo!, comenzó a operar en el mes de noviembre de 2014, justamente el 12 de noviembre comenzaron las primeras 12 camas en lo que inicialmente iba a ser el pensionado del hospital, que es la sala extremo Olimpo de El Carmen 4to piso, una sala que estructuralmente está dotada con 33 camas, pero que inicialmente como era un proyecto se comenzó con 12 camas y en un periodo no menor de 30 días ya estaban funcionando las 33 camas. Y bueno, yo asumí la jefatura de este servicio desde el comienzo, aunque en realidad yo había postulado al cargo de jefatura del servicio de algo que se iba a llamar inicialmente “cuidados especiales”, que es una sala más bien dirigida a pacientes postrados, que en los hospitales constituye un problema por la incapacidad de la familia de incorporar al postrado a sus domicilios. Y bueno, posteriormente nos sentamos con la directiva y les planteamos la necesidad de que el adulto mayor tuviera una unidad para recibir cuidados especiales, pero más que de postrados para prevenir la postración, que es justamente el objetivo de la geriatría. Ese proyecto fue presentado varias veces a la sub-dirección y con la llegada de la Dra. Susana Peppers se aceptó crear el servicio de geriatría.

¿Cuál es su evaluación de todo este tiempo a cargo del servicio?

  • ¡Fabuloso!, el cambio de la visión del paciente geriátrico – no sólo para el servicio de geriatría sino que para todo el hospital – ha sido un gran crecimiento. Lo habitual es que los clínicos (yo también soy internista) veamos al adulto mayor como al joven, el joven hace un cuadro neumónico, se hospitaliza, se trata con antibióticos, se va a la casa y por esa hospitalización no pierde capacidad funcional, en cambio un anciano, un adulto mayor, usted lo hospitaliza por una neumonía, lejos de beneficiarlo, los mismos cuidados médicos lo llevan a la postración, a la discapacidad funcional, entonces la idea era demostrar cómo pacientes que durante ese periodo de hospitalización perdían función, ahora muy por el contrario o mantienen la que previamente tenían o se van con mayor capacidad funcional, porque para eso en geriatría trabajamos con un equipo multidisciplinario de profesionales, los que van especializándose en atención de adultos mayores, o sea, kinesiólogos, terapeutas ocupacionales, asistentes sociales y enfermeros, los que poco a poco van adquiriendo destrezas en el manejo de este grupo de edad que es distinto al manejo con un adulto joven.

santos2

(El Dr. Santos junto al director de Revista Mi Gente, Pedro Albornoz Vallejos, y el director del HEC, Ramiro Zepeda)

¿Se podría decir que el tratamiento de un adulto mayor es tan complejo como la pediatría que se encarga de tratar a los niños?

  • Yo diría que la geriatría es más compleja, y es más difícil porque el niño – por el desarrollo del ciclo biológico – es mucho más fácil de recuperarle funciones porque está en una etapa de la vida en que está iniciando la función, en cambio en el adulto mayor es más difícil recuperar funciones, porque está justamente en la etapa terminal del ciclo vital, o sea la etapa en la que justamente, si no se mantienen o preservan, las funciones se pierden, entonces, cualquier enfermedad puede llevar a un adulto mayor completamente funcional a la discapacidad completa, y hablo desde la pérdida de un ser querido, o la pérdida de su status económico, o de sus contactos sociales, hasta las enfermedades más frecuentes que cualquiera de los adultos jóvenes también padecemos.

El hecho de ser la unidad geriátrica con más camas de todo el país, ¿es motivo de satisfacción o las metas son aún más ambiciosas?

  • ¡Personalmente a mi todavía me insatisface!, yo soy bien ambicioso en ese sentido. Nosotros atendemos a una población de adultos mayores muy grande y numerosa, o sea, si miramos epidemiológicamente la población Maipú – Cerrillos es una población en transición epidemiológica, ¿qué quiere decir esto?, que va en vías del envejecimiento, por lo tanto toda preparación que implique recibir a esta población con cuidados especiales, implica beneficios y obviamente tener una población envejecida con más capacidad funcional, que es lo que le interesa a la sociedad, conservar los años activos del individuo. Pero independientemente de eso, en estos momentos el único servicio de geriatría con el que cuenta el Servicio de Salud Metropolitano Central (SSMC) es el nuestro, porque no existe ni en el Hospital San Borja ni en la Posta Central, por lo tanto en radio extensión, al ser como la unidad de referencia para todo el servicio, nosotros deberíamos también atender y asesorar el programa del adulto mayor de todas las municipalidades que cubre el SSMC, que va más allá de Maipú y Cerrillos, también cubre Pudahuel, Santiago Centro y Estación Central, es decir, es una área bastante extensa, dentro de las cuales Santiago Centro también tiene una población muy envejecida, entonces, la carga asistencial para nosotros implica que nuestras 33 camas no son suficientes, esto viéndolo desde una perspectiva ambiciosa, porque proporcionalmente de las 99 camas que tiene el servicio de medicina interna, diría que al menos el 80% se ocupa con pacientes adultos mayores.

¿Cuáles son sus proyecciones a futuro como jefe del servicio de geriatría del hospital?

  • A nosotros nos queda harto por hacer, o sea, en este corto tiempo de 2 años hemos hecho mucho como equipo, lo primero fue armar el equipo con cada uno de los profesionales, pero todavía nos falta contar con un terapeuta ocupacional a dedicación exclusiva, pero tenemos los kinesiólogos, tenemos la unidad de agudos, que realmente eso fue un sueño y en la que tuvimos el apoyo de la dirección con inversión en equipamientos y en recursos humanos bastante importante. Y bueno, nos queda harto todavía por hacer, nos queda por abrir de día, que es la meta en cualquier sistema de atención geriátrico hospitalario, porque el hospital de día se convierte en el verdadero polo intermedio entre la comunidad y el hospital, porque acá el adulto no es desarraigado de su domicilio, se dirige al hospital con el objetivo de ser atendido para recuperar no sólo su estado de salud física, sino que también funcional o porque requiere apoyo de tipo psicológico, por un cuadro depresivo, o rehabilitación de memoria, o rehabilitación de la marcha, y en verdad eso para nosotros es necesario, es un espacio que ya es complicado porque la estructura o diseño original del hospital limita dicha operación, pero es algo que no necesariamente debería estar dentro del hospital, una casa cercana – ojalá algún día el municipio la donara – sería un lugar ideal para nosotros tener nuestra atención de día.

santos3

(El Dr. Santos junto al director del HEC, Ramiro Zepeda)

¿Y el recinto antiguo del CRS serviría para aquello?

  • Lo que ocurre es que el CRS tiene una pertenencia o una dependencia más directa del SSMC y la finalidad que se le dio a ese centro es como de mediana o larga estadía para pacientes con perfil psicosocial o de rehabilitación que requieren una hospitalización más prolongada. Sería ideal si quedara un espacio disponible en el CRS poder tener ahí nuestra operación de día, porque es cercano al hospital y sigue estando inserto dentro de la comunidad.

¿Se crean lazos afectivos entre el equipo médico y los pacientes de la tercera edad?

  • ¡Entre las familias!, o sea, a veces hay un rol de protección, porque encontramos muchas cosas acá con los adultos mayores, adultos que tienen muchos familiares que se preocupan por ellos pero no se ocupan, familiares que no se preocupan ni se ocupan, y hay quienes sí se preocupan y se ocupan de los suyos y del de al lado también, entonces la interacción de las familias y los adultos mayores entre sí que están acá periodos largos es de comunicación y amistad. Independientemente de eso, hay un vínculo con la unidad que va más allá de la hospitalización, muchos vienen frecuentemente a visitarnos y vernos, o los seguimos en las consultas de atención ambulatoria, y es como un espacio de sociabilización entre los adultos mayores, las familias y nuestro equipo.

Acá en Chile se suelen ver casos de adultos mayores completamente abandonados, ¿les ha tocado enfrentar ese tipo de situaciones?

  • ¡Así es!, hemos tenido, el equipo tiene una asistente social que los ayuda con la búsqueda de alguna solución social que en muchas ocasiones y afortunadamente por el trabajo de la asistente se logra encontrar a algún familiar que se haga cargo del adulto mayor y en otros casos desgraciadamente eso no ha sido factible y la institucionalización ha sido la solución, en la cual el hospital asume la tarea a través del equipo de servicio social.

santos4

El Dr. Sergio Santos habla con pasión de su trabajo, se expresa con ímpetu sobre la importancia de la salud en los adultos mayores, sabe que tienen muchas cosas por hacer todavía para seguir creciendo, pero se siente orgulloso del servicio de geriatría del HEC que tiene a su cargo, nos cuenta que “hemos recibido la visita de la jefatura del programa del adulto mayor, quienes  quedaron fascinados. Nosotros en realidad como servicio no somos muy ruidosos, o sea, no somos un equipo que constantemente haga alarde de lo que hace, nosotros lo hacemos no más, y quienes nos hacen difusión en realidad son los pacientes y las familias, muchas veces dentro del propio hospital, pero está claro – tanto para el servicio como para la dirección del hospital – la importancia del rol que juega el servicio de geriatría, la voluntad del equipo completo, siendo la mayoría profesionales jóvenes con una formación y vocación de servicio por el adulto mayor, que es lo que prima en el equipo, en realidad es un requisito, no admitimos ningún recurso humano que no tenga la intensión de tratar bien al adulto mayor y de verlo más allá de un paciente, de verlo como de su familia, porque de otra manera la relación se altera, el adulto mayor es una persona que requiere de mucho afecto en el trato, de respeto a sus años dándole los derechos y los espacios que le corresponden dentro de nuestro servicio”.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: