¡DUÉRMETE NIÑO, DUÉRMETE YA!

duerme niño

Texto: Revista Mi Gente – Fotografía: Archivo 

Los médicos están inquietos porque niños y jóvenes duermen cada vez menos. Luego del colegio ven tele, chatean y bajan música desde internet hasta las tantas de la noche. ¿Resultados?. Malas notas, perturbaciones fisiológicas y conflictos familiares.

98 ovejitas, 99 ovejitas, 100 ovejitas. ¡Nada de eso!. Niños y adolescentes se han olvidado de contar ovejas para dormir. Curiosos ellos, han aprendido a usar las herramientas tecnológicas y se entusiasman tanto con computadores, internet y, obvio, la clásica televisión, que están durmiendo cada vez menos.

De eso saben bastante Carla y Antonio, padres de un chico de 11 años y de una pequeña de 6. El mayor, “después de las tareas, chatea y juega en el PC”, dice la madre, quien indica que para la navidad le regalaron  un computador que está en su habitación. A la menor “la acostamos y le programamos la tele de su pieza para que se apague en media hora”, añade el padre. Sin embargo, cumplido el plazo fatal, la niña la enciende sin que sus progenitores lo noten porque, a esas alturas y luego de un día de trabajo, ya reposan en los brazos de Morfeo. Lo peor es a la mañana siguiente, cuando los tienen que despertar: “ninguno lo hace”, agrega Antonio.

El síndrome de fase retardada es una de las causas más importantes de trastorno del sueño en niños, está directamente relacionado con hábitos como internet o televisión nocturna, que con el cable da monitos las 24 horas. Este síndrome es un cambio del reloj biológico, que desplaza los horarios internos, además de truncarlos por un despertar obligado a la mañana siguiente.

Este desorden es una causa importante de fracaso estudiantil, incluso en universitarios, hay algunos que no duermen durante la noche. Por supuesto, tienen pésimo rendimiento y, a fin de año, no tienen derecho a rendir exámenes. Y eso con los padres gastando millones de pesos en matrícula y aranceles.

Un buen dormir interviene en el desarrollo cognitivo y psicológico, especialmente en niños, el aprendizaje se consolida durante el sueño nocturno, para que lo aprendido en el colegio se albergue en la memoria profunda se requieren suficientes horas de descanso. Los papás deben fomentar hábitos de sueño desde etapas muy precoces de la infancia y, dentro de la cultura familiar, hay que considerarlo como un valor.

Rol de padres

Para promover la salud infanto juvenil los progenitores deben procurar establecer rutinas como las siguientes:

+ No al “calecho”, es decir, no al compartir la cama marital con los hijos, ellos deben dormir en su cama o su cuna, para evitar asfixias y la perturbación de los menores.

+ Los papás deben ser firmes al instaurar reglas que promuevan una cultura del descanso. Eso no significa ser rudo ni tampoco cariñoso.

+ Cuando desciende la luminosidad, el cerebro libera sustancias que inducen el sueño. La exposición a televisores y monitores de computador, previo al acostarse, altera ese proceso.

+ Los menores manipulan a sus progenitores para postergar la hora de irse a la cama. Piden dulces o alegan por el frío o calor (dependiendo de la estación del año). Los padres tienen que saber manejar esas triquiñuelas, deben generar un ambiente de sosiego, con reducción de ruido y de luz.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Salud
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: