El peso de las Bencineras

file_20140220154013

-Las bencineras están más caras y el Estado no hace mucho trabajo por rebajar los precios. ¿Qué me dicen del costo agregado por cada bencinera? Basta con visitar tres o cuatro bombas para comprobar estas vergonzosas diferencias. Que la ubicación, la infraestructura, la atención al público, la cercanía con los usuarios, etcétera, etcétera, etcétera. Todos factores que obligan al comprador a pagar más.

Por Manuel Escudero

El frío matutino es difícil de paliar para los maipucinos. Se vio como una buena alternativa el transporte público, un modelo traído de otro país sudamericano, que a su vez vio como un buen ejemplo el transporte que se estaba implementando en distintos países de Europa. Toda esta cadena aún no ha traído saldos positivos a los ciudadanos.

Está de más decir que el transporte público no goza de un funcionamiento como se vaticinó. Pero lo que más afecta a las personas hoy son las estratosféricas alzas en el precio de la bencina. Muchos deben haber soñado con tener su automóvil propio. Sentir qué sería llegar al trabajo y de vuelta al hogar en un tiempo casi récord para vivir en Maipú, una comuna que queda bastante alejada del centro de la capital (eso lo pueden comprobar subiéndose a un bus de la locomoción colectiva y tomando el tiempo de viaje, sin contar el tiempo de espera, que agrava la falta).

La desilusión fue tremenda cuando todos esos soñadores se acercaron a la estación de bencina más cercana y vieron que el precio del alma del automóvil estaba por donde están todas las almas, por las nubes. Que hay un costo por impuesto estatal es cierto, que es alto, también lo es, pero ¿Qué me dicen del costo agregado por cada bencinera? Basta con visitar tres o cuatro bombas para comprobar estas vergonzosas diferencias. Que la ubicación, la infraestructura, la atención al público, la cercanía con los usuarios, etcétera, etcétera, etcétera. Todos factores que obligan al comprador a pagar más.

Es obvio que una buena atención merece ser pagada mejor, es evidente que una estación de carga de combustible más cercana a su hogar sea su preferida, pero basarse en eso para tener un costo a todas luces mayor, es algo que los usuarios no pueden aceptar.

La disyuntiva es qué vía tomar para que todo el sistema no se desarme. Usar la locomoción colectiva, debido a su mal funcionamiento, sólo ha traído problemas para el país. Personas con problemas de cansancio, afectadas en el aspecto psicológico, con pocas ganas de producir, y muchos otros factores. Ni el gobierno ni mucho menos el municipio ha visto que toda esta cadena afecta la economía de un país que debe crecer y no trabar su producción, en cosas tan cotidianas como la movilización a su puesto de trabajo. Desde Maipú el tema se puede abordar con una completa seriedad, y con conocimiento de causa absoluta, pues gran parte de la población vive en esta comuna, y todos sabemos lo complicado que es movilizarse- recuerden contar el tiempo de espera, los atochamientos, los problemas en las avenidas principales, entre otros-.

Si tiene que dejar su vehículo, y ve que la locomoción colectiva no es la mejor, ¿qué se puede hacer? La solución apunta al negocio privado, al alma del empresario que con justa razón-según él- cobra un precio mayor por el servicio que entrega, que es de mejor calidad. Hay que reconocer que cuando baja la bencina, muchos precios suben dos semanas antes, por lo que el ahorro no se nota en el bolsillo. Las soluciones posibles son de una vez por todas regular el alza que tiene cada empresa en torno a los combustibles y regular el impuesto estatal que recibe este producto.

Si ninguna de esas funcionan, tome su bicicleta y comience a pedalear, o en última  instancia cotice un departamento en el centro neurálgico de Santiago, porque como el sueño de le regionalización se hizo agua, el de vivir lejos pero levantarse una hora antes para planificar su viaje también, porque en Maipú incluso con dos horas de anticipación llegará atrasado a sus labores.

Eso se lo aseguro.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Maipú
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: