El sacrificio por limpiar la comuna de los cachureos

LimpiarRopa, muebles viejos, colchones, electrodomésticos y otros cachureos son retirados gratuitamente de los hogares por los sindicatos de recolectores de la comuna, contribuyendo a limpiar las calles y a cuidar el medio ambiente. El trabajo que realizan es sacrificado, deben soportar la discriminación, malos olores y el peligro constante de ser mordidos por los perros, es por ello que Revista Mi Gente quiso conocer a fondo la labor que ellos efectúan.

En la comuna existen tres sindicatos de recolectores: El Renacer, Sindicato N°2 y Las Hormiguitas. Éstos se distribuyen el trabajo por sectores, pero no existe quien regule si alguno de ellos no está realizando su labor donde le corresponde, además, carecen de un contenedor donde colocar los cachureos por lo que tienen que llevarlos a sus casas provocando la molestia de sus vecinos y no poseen previsión, salvo algunos que tienen Fonasa tipo A con la que se atienden gratuitamente en los consultorios, pero no les sirve para hacerse exámenes u operaciones.

Para conocer el trabajo que realizan los recolectores y sus vivencias, Revista Mi Gente acompañó en su recorrido a Ana Luisa, recolectora del sindicato El Renacer. Mientras transitamos en búsqueda de materiales y enseres inservibles de las casas de villa Los Héroes, Ana Luisa nos contó de su oficio, discriminación por parte de algunos vecinos y anécdotas.

“Prefiero trabajar sola, hacerme el horario y mi sueldo, cuando me subo al triciclo pareciera que volara, es sacrificado pero me gusta”, dice Ana Luisa  quien interesada por la labor de su abuela y vecinos, decidió ingresar al oficio de recolección. Con o sin lluvia trabaja doce horas diarias de lunes a domingo, el dinero recaudado no es mucho salvo cuando recolectan calefon, ya que por el cobre que contiene se puede vender a un buen precio, pero siempre hay intermediarios que se aprovechan, no les importa el esfuerzo realizado por los recolectores y les pagan muy poco. Sin embargo, Ana Luisa con una sonrisa recuerda cuando un día ganó $50.000 pesos y con ansias espera que se repita esa situación, ya que actualmente en promedio saca $3.000 pesos.

Seguimos recorriendo las calles y pasajes de villa Los Héroes ,cuando a la distancia distingue una tabla de planchar y la sube en su triciclo, elemento que nosotros no nos habíamos percatado de su existencia, Ana Luisa comenta que gracias a la experiencia que ha ganado sabe en qué lugares debe transitar y le basta con tocar las bolsas de basura para saber si tienen ropa, aunque comenta que una vez vio una bolsa con-tundente, se la llevó a su hogar y cuando la abrió con horror se dio cuenta que era un gato muerto, pero según ella, son anécdotas que pasan.

“Es tóxico todo lo que sacamos en los operativos de reciclaje”, señala Ana Luisa  quien no trabaja con guantes, pero pese a que su trabajo es sucio su vestimenta es impecable “trato de andar limpia para que no miren mal, porque ya lo hacen porque andamos en triciclo y creen que somos ladrones”, dice . La joven mujer comenta la discriminación que ha recibido por parte de algunas personas, recuerda que una vez una señora le dijo irónicamente que si ellos recogen cachureos cómo tendrían la inmundicia en sus hogares, pero Ana Luisa con orgullo la invitó a conocer su casa y que ahí juzgara.

“Hay días que el trabajo es muy ingrato y otros muy humillante por el trato de la gente, cierran las puertas de golpe como diciendo aquí vienen los ladrones. Ahora ha disminuído, porque nos conocen más, ya que andamos con un logo y uniforme municipal”, dice Ana Luisa, quien al comentar este trato que recibe de los vecinos se entristece y comenta que le gustaría que las personas re-conocieran el trabajo honrado que realizan los recolectores y no los estigmatizaran porque a fin de cuentas la labor que realizan es en beneficio de todos los maipucinos.

Los recolectores no poseen un contenedor de acopio para depositar los cachureos recolectados, lo cual les beneficiaría, ya que deben guardar las cosas en los patios de sus casas provocando la molestia de sus vecinos “a varios compañeros le han hechado los carabineros porque tienen las cosas amontonadas en sus casas, pero la gente no entiende que es nuestra herramienta de trabajo”, dice Ana Luisa . Sin embargo, hay vecinos que los apoyan “hay hartas personas que me llama para retirar cosas de sus casas, otros me compran los muebles usados”.

Otros inconvenientes de la labor realizada por los recolectores son los perros que salen a su encuentro con sus mandíbulas dispuestas a morder. También, no tienen previsión y quienes tienen Fonasa tipo A deben cancelar en forma particular todos los exámenes médicos que les piden y si tienen algún accidente tienen que realizar colectas “a una compañera la atropeyó un Transantiago, le tuvieron que colocar un fierro en la pierna y hacer ingertos, nosotros nos unimos y la ayudamos haciendo colectas”, comenta Ana Luisa.

La joven mujer recolectora reconoce el esfuerzo de sus compañeros de avanzada edad, ya tenía su triciclo lleno de cartones y otros artículos cuando pasó uno de sus colegas, Ana Luisa no dudó en darle todos los cartones recolectados por ella “uno sabe las necesidades de los demás, el caballero no puede recorrer tanto como uno, de eso se trata, de ayudarnos todos”, dice; quien se siente orgullosa del acto solidario que realizó.

Los operativos de limpieza se realizan todos los fines de semana, algunos días la municipalidad les brinda un contenedor de acopio, pero los recolectores como Ana Luisa , diariamente recorren las calles de Maipú reciclando lo que para unos es inservible, pero para ellos es su fuente de trabajo.

______________________

Fotos: RIG

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional
© 2924 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: