EXCLUSIVO: VECINA DE VILLA LOS HÉROES APOYA PROYECTO FLOR DEL VALLE

perfil

Texto: Revista Mi Gente – Fotografías: Gentileza Sra. Mundaca 

En el fragor de las discusiones y debates que se han generado en las redes sociales ante el rechazo del proyecto Flor del Valle que beneficia a familias maipucinas en situación de campamento, hubo un comentario que llamó la atención de los cibernautas, se trata de una vecina que vive cerca del sector en el que está proyectado el conjunto habitacional Flor del  Valle y que le escribió a una de las pobladoras del Campamento La Isla, pero no para defender una postura contraria al proyecto de viviendas sociales, sino que muy por el contrario: para pedirle disculpas por el egoísmo que han demostrado sus vecinos.

Esto se dio en el contexto de una respuesta que dio la tesorera del Comité de Allegados La Isla, Yanet Ortega Torres, a una serie de comentarios que insistían con que en los campamentos existe delincuencia y que la gente tiene derecho a exigir que no vivan delincuentes cerca de sus hogares, a lo que la Sra. Ortega abogó para que se les diera una oportunidad de conocerlos antes de emitir ese tipo de juicios. Fue ahí que entró al debate la Sra. Jimena Mundaca Cárdenas, quien le expresó a la Sra. Yanet Ortega Torres que “yo soy vecina del sector y quiero decirle que no formo parte del grupo de vecinos que rechazan el proyecto. Le ofrezco disculpas por el egoísmo demostrado. Espero que puedan resolver esto de la mejor manera. Saludos y mis respetos”.

Una frase conmovedora viniendo de una vecina del sector que justamente no quiere tener como vecinos cercanos a gente de escasos recursos que provenga de campamentos. Es por esta razón que Revista Mi Gente contactó a la Sra. Jimena Mundaca Cárdenas para conversar con ella sobre su sentir en torno a esta situación, ella vive en la Villa Los Héroes por el sector de Los Bosquinos, y nos confirma de inmediato que no está de acuerdo con esta discriminación y que apoya el hecho de que familias pobres tengan derecho a acceder a una casa propia, explicándonos que “esta situación me parece que es de justicia social”.

¿Desde cuándo estaba usted y sus vecinos al tanto respecto al proyecto Flor del Valle?

Yo me enteré por una campaña para recolectar firmas para oponerse al proyecto. Eso ocurrió en el almacén del barrio próximo a mi casa. Cuando pedí que me explicaran para qué era, supe del proyecto. Por supuesto no firmé y expresé mi rechazo a lo que estaban haciendo.

¿Usted siempre tuvo una postura favorable al proyecto Flor del Valle pese a la oposición de sus vecinos?

Sí, siempre. Me pareció natural que un grupo de pobladores pudiese tener acceso a una vivienda social, a través del subsidio habitacional. Nunca cuestioné que vinieran de un campamento, ni menos que vivieran cerca de mí. Nuestro sector es un sector de gente de esfuerzo, igual que ellos, acá somos todos clase media.

¿Se sintió en algún momento presionada a rechazar el proyecto o siempre mantuvo firme su posición?

No se me pasó nunca por la mente unirme al grupo de vecinos que rechaza el Proyecto. No tengo ninguna cercanía con esa postura. Tampoco nunca hubo algún tipo de presión de su parte. Jamás me he vinculado con ellos, salvo por redes sociales para mostrarles mi descontento por su actuar.

¿Qué sintió cuando el concejo municipal rechazó el proyecto el pasado 29 de julio?

Sentí rabia y frustración. Sentí pena por esas familias, sentí rabia porque las autoridades tomaron una decisión en forma arbitraria, fueron poco solidarios con estos pobladores que también viven en la comuna y son sus votantes.  Me da la impresión que en esta ocasión, y dado el escenario electoral, primó el asegurarse los votos de aquellos vecinos y organizaciones que están en contra del proyecto de viviendas.

¿Qué siente al leer en redes sociales comentarios de absoluta indolencia e indiferencia hacia la gente de campamentos?

Me molesta, y me preocupa a la vez.  Me molesta que un grupo de personas sienta que tiene el derecho de decidir quien vive y quien no vive en el sector donde habitan. Me entristece que el nivel de discriminación sea tan potente, aquí hay un mensaje muy claro “yo no te quiero cerca porque la plusvalía de mi barrio disminuirá con tu presencia”. Hubo campañas con folletos que eran impresionantes, los trataban de drogadictos, delincuentes, violadores. ¿Qué hace que un grupo de vecinos categorice así a 116 familias?, ¿si no cumples ciertos requisitos, entonces no mereces vivir a mi lado?, ¿no tienen derecho a salir del campamento y mejorar sus condiciones de vida?. Acá hay una muestra de egoísmo gigante. No hay disposición a conocer a esos pobladores, a escucharlos, a poder dialogar desde la legítima preocupación y derribar ciertos mitos respecto al estilo de vida que tiene la gente que vive en campamentos. Aquí hubo arribismo, arrogancia y prepotencia, y eso es muy preocupante.

folleto

Así como hay comentarios indolentes también los hay de apoyo, ¿cree que son esperanzadores esos comentarios más humanos y de solidaridad hacia gente de campamentos?

Siempre dejé en claro que siendo vecina, yo no estaba de acuerdo con esa postura, porque me parece de un pequeñez humana infinita. Creo que es necesario, y una obligación ética, levantar y dar a conocer nuestra postura a favor del Proyecto, hay  gente apoyando, mucha gente que está a favor, que entiende que el derecho a la vivienda es un derecho social, consagrado en nuestra Constitución, es una Política Pública. Creo que es el momento de organizarnos y demostrar que ese grupo de vecinos que rechaza el Proyecto, es un grupo que no representa nuestro sentir, es el momento que la gente empiece a hablar de los vecinos de Maipú de forma empática, desde la perspectiva de derechos, y no desde las restricciones impuestas por algunos pocos. Si hay respeto por el prójimo, siempre habrá esperanza, eso se debe traducir en la restitución de derechos sociales.

Leímos un lindo mensaje suyo hacia una pobladora, ¿qué sintió al poder dirigirse a ella y pedirle disculpas por el egoísmo de sus vecinos?

Acceder a la vivienda propia es uno de los sueños más grandes para las familias chilenas.  Sentí la pena que sintieron esas familias al no poder concretar su sueño, pensé en las condiciones en que viven día a día, pensé en los niños y adultos mayores de esos campamentos. Yo tengo una vivienda sólida, tengo calor de hogar, los niños y ancianos viven protegidos en éste barrio ¿Quién soy yo para negarle eso a las 116 familias?. Por eso le ofrecí mis disculpas a esa pobladora, porque yo también fui pobre, viví la vulnerabilidad que da la inestabilidad económica, y logré salir adelante. Y espero que ellos puedan hacer lo mismo. Tener una vivienda propia, lograda a través del subsidio (no como regalo, que es lo que varios han planteado) es el primer paso para lograr disminuir los niveles de pobreza de nuestra comuna. Le ofrecí mis disculpas a la pobladora porque los han juzgado hasta el hartazgo, y eso no corresponde. Ser pobre no puede ser un delito, ser pobre no puede ser motivo de ofensas y agravios. Tener un poco más de recursos económicos no puede darte el derecho de menospreciar a otro que no ha tenido tus mismas oportunidades.

¿Cree usted que esto finalmente llegará a buen puerto y las familias de campamentos lograrán acceder a sus casas?

Nada me gustaría más que esas 116 familias por fin tengan sus viviendas y dejen de mendigar un derecho que les es propio. Espero que las acciones legales que está realizando la Fundación Techo Chile tengan algún resultado positivo, y esto tenga un final reparador. Creo que aquí ha habido mucha ignorancia. Se ha caricaturizado de una forma muy negativa y ofensiva a estas 116 familias. Se habla que estas viviendas serán regaladas, han dicho que echarán a perder el sector, han solapado su postura discriminadora aduciendo que el sector no está preparado para sustentar a estos nuevos vecinos y sus necesidades, yo me pregunto si  ¿tendrían la misma preocupación si en el terreno en cuestión se levantaran viviendas de mayor valor económico?. Creo que esto ha sido muy mal manejado por ciertos concejales que vieron una oportunidad de sacar réditos electorales en todo esto, e influenciaron de una forma inadecuada a estos vecinos, pienso que se debió buscar el dialogo, derribar mitos e imágenes equivocadas. Fueron parte del problema y no de la solución.

Finalmente, la Sra. Jimena Mundaca Cárdenas le envía un potente mensaje a nuestras autoridades locales a los vecinos de su villa, señalando que “al Concejo Municipal le digo que ya quedaron catalogados como un grupo de autoridades que sucumbieron a los deseos de algunos, que priorizaron los intereses de unos pocos, por sobre el bienestar de esas 116 familias. Les pido que recuerden que fueron elegidos para representar a todos, y principalmente, a los sectores más vulnerables de la comuna, el servicio público debe estar centrado en mejorar las condiciones de vida de aquellos sectores donde la vulneración de derechos es más patente. A mis vecinos, les pido  menos prepotencia y más visión comunitaria. Les pido que dejen de pensar de manera mezquina, les pido que recuerden el momento en que tuvieron en sus manos las llaves de sus viviendas y la felicidad que eso les provocó. Les pido que tengan más respeto por esas 116 familias que tienen el mismo derecho que tuvimos nosotros a tener una casa propia, que recuerden que estas viviendas sociales no son un regalo, ahí también hay esfuerzo, hay ahorro económico, hay años de trabajo. Y les pido que dejen de hablar a nombre de todos los vecinos de los sectores involucrados. Yo vivo en el sector y ellos no me representan. Les pido que traten con dignidad a esas 116 familias.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: