EXPRESIONES Y FRASES TÍPICAS DE CANDIDATURAS

edit-1-1

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

Se acerca a pasos agigantados la segunda vuelta presidencial. Al respecto, podemos comentar que los candidatos nos tienen acostumbrados a expresiones y frases bastante típicas. Analicemos algunas de aquellas que se repiten con mayor frecuencia.

”ES NECESARIO TRASNPARENTAR”: Frecuente frase cuando se tiene por delante una situación turbia o anómala. Nunca espere total transparencia; habrá siempre interesados en dificultarla.

“YO SIEMPRE DIGO LA VERDAD, PORQUE NO ME GUSTA MENTIR”: Quien así diga, considérelo de partida un candidato mentiroso. El político veraz, no necesita hacer alarde de su sinceridad ni requiere pregonar a los 4 vientos su supuesta honradez.

“YO ESCUCHO LA VOZ DEL PUEBLO”: No crea eso, es demagogia. El candidato solo escucha la voz del propio interés o la del partido. Quienes hacen esa afirmación, generalmente se manejan dentro de lo “políticamente correcto”.

“POLÍTICAMENTE CORRECTO”: El concepto no requiere mayor explicación, pero revela la hipocresía existente en el mundo de la política, pues implica ocultar o modificar algo específico para evitar la reprobación o malestar de la ciudadanía y la consecuente pérdida de adeptos.

“POR CIERTO”: Expresión excesivamente repetida para recalcar un hecho que se da por sentado. Los políticos parecen desconocer que en nuestro léxico hay alternativas como desde luego, en efecto, evidentemente, obviamente, y otros recursos del idioma que les ayudaría a suplir la muletilla “por cierto”.

“EN DEMOCRACIA EL PUEBLO ELIGE SUS REPRESENTANTES”: Tampoco crea esa falacia. Usted ingenuamente elige a un candidato que le imponen. Una vez elegido, el candidato se ocupará de cumplir las políticas y directrices del partido y sus aliados. Usted poco interesa….hasta la próxima elección.

“ME DEDIQUÉ A LA POLÍTICA POR MI VOCACIÓN DE SERVICIO”: ¿Lo cree? ¿No será porque la política otorga poder y dinero? Muchas veces existe una curiosa “vocación” familiar. Parten los abuelos políticos, siguen los hijos y primos y luego se incorporan los nietos. Todos con la misma “vocación”. Muchos políticos introducen familiares en diversas reparticiones del Estado “para trabajar por el país”. ¡Qué gente más abnegada!

“ERA UNA MARCHA PACIFICA. LA FUERZA PUBLICA ACTUÓ CON BRUTALIDAD SIN MEDIAR PROVOCACIÓN”: Recurso retórico típico de cierto sector para victimizarse. Se omite hablar de la propia violencia, del ataque cobarde, la destrucción de bienes públicos y privados. Para esos rufianes su conducta no es brutalidad, sino la de Carabineros que intenta controlarlos. ¡Qué cara duras!

“MIRE, EN ESTA MATERIA HAY QUE SER MUY SERIOS”: Típico recurso para desacreditar un adversario, dejando entrever que el oponente es ignorante o poco serio. También sirve para darse ínfulas de experto, de persona documentada.

“EL DIALOGO PERMITIRÁ LLEGAR A CONSENSOS”: Pura retórica. Casi siempre es una declaración de buenas intenciones frente a posturas inflexibles. Los consensos, cuando existen, suelen ser marginales y finalmente no se cumplen.

“SE DEBE ESCUCHAR LA VOZ DE LA CALLE”: Frase demagógica, populista. Imagine que la calle no quiere pagar impuestos. Imagine que la mayoría desea trabajar solo 4 horas diarias o se pretenda un sueldo mínimo de $500.000. Podríamos seguir con ejemplos insensatos para demostrar la enajenación que implicaría “escuchar la voz de la calle” como si fuese un dogma. La “voz de la calle” puede llevar al caos y ruina de un país.

“NO ME INTERESA SER CANDIDATO”: Vaya, vaya, Finalmente resultó candidato… y se va a sacrificar por el país. ¡Qué patriotismo!

“NO AL LUCRO”: Frase engañosa y del agrado de resentidos y envidiosos. Quien realiza cualquier trabajo, tiene por finalidad obtener un rédito o ganancia, por lo tanto, el lucro es inherente a cualquier actividad económica. Sin lucro no existiría deseo de superación, emprendimiento ni creatividad, que son elementos básicos del progreso, sin embargo, el lucro debe contemplar control para evitar abusos derivados de la ambición humana.

“EDUCACIÓN DE CALIDAD”: ¿Cuales son los parámetros y atributos de una educación de calidad? ¿Cómo se llega y cómo se evalúa una educación de calidad? ¿No lo sabe bien? Bueno, los políticos tampoco lo tienen muy claro, pero la oferta suena atractiva al oído y se convirtió en un paradigma bastante potente. Actualmente la propuesta “educación de calidad” es un axioma aceptado por todo el espectro político, aunque no se dimensione ni se entienda la complejidad del asunto.

“HOJA DE RUTA”: Recurso para señalar a la ciudadanía la existencia de un plan de acción. El concepto se esgrime frente a desacuerdos insalvables. Por supuesto, la hoja de ruta está destinada a naufragar en el mar de la contingencia política, pero el hecho de mencionarla calma los ánimos.

“GOLPEAR LA MESA”: Metáfora usada para expresar el llamado de atención que hace un político con el propósito de imponer su pensamiento o demandar una acción específica. Esta forma de intimidación surte efecto frente a individuos pusilánimes o carentes de argumentación.

“EMPODERAMIENTO DEL CIUDADANO COMÚN”: Interpretación que se da al escándalo y actos de barbarie provocados por personas o grupos sociales que exigen presuntos derechos. Mirado desde otro ángulo, el llamado “empoderamiento” es equivalente a la pataleta de un niño mal criado que desconoce el debido respeto a la jerarquía, el orden y la propiedad ajena, en suma, implica el desprecio a las conductas civilizadas. Por otro lado, revela el progresivo debilitamiento de la autoridad frente a los grupos de presión, al punto de tornarse incapaz de impedir que algunos “empoderados” actúen impunemente como hato de animales enardecidos. Después no faltará el político que “comprende” y “justifica” esos actos, ahondando el deterioro de los principios y valores que debieran sustentar una sociedad razonable y educada.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Opinion
© 2194 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: