Homenaje al soldado conscripto de nuestra patria

soldados

Texto y Fotografía: Juan Zamorano

En estos días son cientos y miles de jóvenes chilenos que han llegado hasta el Regimiento n° 1 de Infantería Buin, ubicado en Avda. El Salto de Santiago, para enrolarse en el Ejército de Chile como soldados conscriptos y partir hasta los lugares en que han sido destinados, generalmente son enviados a localidades extremas de nuestro país, ya sea Arica por el norte o Punta Arenas por el extremo sur. Entre ellos, muchos muchachos maipucinos que parten con la ilusión de encontrar en la milicia oportunidades de estudio y laborales que no han podido encontrar en otros ámbitos.

Es en honor a todos estos soldados conscriptos de nuestra comuna que han partido en búsqueda de nuevos horizontes y desafíos vistiendo el uniforme del Ejército de Chile, que Revista Mi Gente quiere compartir con ustedes el fragmento de un hermoso verso escrito por el reconocido cantor popular Jorge Yañéz, así es, el mismo creador de “El gorro de lana” que vive en Maipú y que hace años escribió “El conscripto” precisamente en honor a los soldados de nuestra patria.

Este verso dice más o menos así:

El que siempre se peinó
Con jopo y a dos cepillos
Le pasaron el rastrillo
Y sin melena quedó

Empezó a comprobar
Que el sol sale muy temprano
Con un cafecito en la mano
Pa poderse despejar

Porque allá
no está la vieja
Que te acaricia la oreja
Para hacerte levantar

Se terminó la carne dura
Y que esto me hace mal
Que no me gusta la sal
Y a mí no me den verdura

Porque apretar la cintura
Un día se puede hacer
Pero al trote y sin comer
Se terminan las posturas

Allí aprendió que el teniente
No es uno de bigotito
Que pasa con su autito
Para ver a las del frente

Es ese que de repente
Con el grito de urr…
Hasta Colón te recuerda
Descubriendo el continente

El no estaba acostumbrado
A tener que obedecer
Y menos tener que ser
El petizo de los mandados

Pero sargentos y cabos
Le sacaron en tres días
El cansancio que tenía
En el cuerpo acumulado

El sol le tostó la cara
Y de tanto subir “al hombro”
Fue notando con asombro
Que el fusil ya no pesaba

Sus manitos delicadas
Se le pusieron callosas
Y hacía sonar las baldosas
Cada vez que se cuadraba

Pronto, pronto entró a querer
Hasta el sargento primero
Y fue el teniente un compañero
Que le hacía crecer

Sin hacerle comprender
De que él era un superior
Y poco a poco sintió
Cariño por el cuartel

Y fue una tarde cualquiera
Que volviendo del campito
Traspirado, tostadito
Al levantar la viscera
Sintió nacer esa fiera
Que llevamos en el pecho
Cuando en el mástil derecho
Vio flamear nuestra bandera

Insistimos, dedicado con cariño de parte de Revista Mi Gente a todos esos jóvenes maipucinos que enrolados en el Ejército de Chile como soldados conscriptos han partido en la búsqueda de nuevas oportunidades y lo más importante…¡a servir a la Patria!.

 

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Cultura, Nacional, Noticias
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: