“HOY TENGO MÁS GANAS DE HACER JUSTICIA QUE DE LLORAR”

madre

Texto: Revista Mi Gente – Fotografías: Gentileza Paulina Alzaga 

Impacto causó hace una semana en las redes sociales la viralización de una denuncia acusando negligencia médica en el Hospital El Carmen de Maipú, a consecuencia de la cual una madre denunció haber perdido a sus gemelos en el recinto asistencial maipucino debido a una mala atención.

Se trata de Paulina Alzaga, quien a través de su Facebook relató que “ingresé a las 8:43 am con contracciones y me dieron Viadil para aliviar el dolor, el doctor Vallejos (médico de turno) no quiso hacerme ningún exámen ni revisión porque no habían camas para hospitalizar. Cuando me dieron el alta mis bebes aún vivían, le pregunté a la matrona qué tenía y me dijo que era una “leucorrea” normal en el embarazo.  Volví a preguntar si mis bebés estarían bien y me dijeron que sí. En mi casa las contracciones continuaron cada vez más fuertes, no lo soportaba, volví al hospital a las 16:00 hrs,  bajando del auto rompí membranas y mi bebé nació ahí en la calle, no tuve ningún auxilio de parte de ningún funcionario, llegué con mi ropa ensangrentada, mi bebé colgando y con una angustia indescriptible, vuelvo a ver al doctor que en la mañana no me atendió, esta vez no me daba la cara de vergüenza y yo gritaba, no sabía qué pasaba, me quitan el celular para no registrar nada (en ese momento) y a mi mamá la expulsan hacia afuera. Me iban a llevar a pabellón y me hicieron una eco en la que mi segundo bebé seguía vivo aferrándose a la vida, hablaban entre ellos sin saber qué hacer y deciden llevarme a la sala de recuperación maternal dándome la falsa esperanza de que mi bebé viviría. Después me hicieron un examen de orina y de sangre, tomaron los latidos de mi bebé, y en ese proceso se dan cuenta que había una infección que provocó las contracciones, cuando esos exámenes deberían habérmelos hecho en la mañana, ahora ya no había mucho qué hacer, pasaban las horas y continuaba con trabajo de parto, angustiada le digo a la matrona que paren mis contracciones, y me da la triste noticia que mi otro bebé también morirá, no había nada que hacer”.

Sin lugar a dudas un relato que da cuenta de las horas de angustia vividas por Paulina Alzaga, quien recibió a Revista Mi Gente en la calidez de su hogar para conversar más en profundidad sobre su dolorosa experiencia y los pasos que seguirá de aquí en más para hacer justicia ante esta negligencia que le costó la vida a sus gemelos.

Sra. Paulina, en su denuncia en Facebook usted publicó unas fotos en las que se aprecia su cama del hospital ensangrentada y el papelero de su cuarto rebalsado de basura, ¿eso fue así tal cual como quedó registrado?

R: Sí, así tal cual, así estaba, incluso había una jeringa con medicamento abierta a vista y paciencia de cualquier persona (algo evidentemente insalubre y peligroso). Ellos me decían simplemente que eran muchas camas en el hospital y que no había más sábanas. Y luego de que hice la publicación en el Facebook y se viralizó, ahí recién llegaron a cambiarlas, es más, me las cambiaron ese día en la tarde y al día siguiente en la mañana vuelven a cambiarlas, fue algo bien tragicómico.

IMG-20170223-WA0001

(Las sábanas ensangrentadas)

IMG-20170223-WA0002

(Insalubre papelero rebalsado de basura)

IMG-20170223-WA0004

(Jeringa con medicamento tirada a vista y paciencia de cualquier persona)

¿Cuántos meses de embarazo tenía usted?

R: 4 meses, de hecho al pedirle a la matrona algún medicamento para que frenara las contracciones, ella me confiesa que por el tiempo de mi embarazo no existía ninguna posibilidad de que mi hijo sobreviviera ya que ni siquiera tenía aún los pulmones formados. Después de eso no quise que me siguieran tomando los latidos, no quería saber si nacía vivo o si moría adentro. A las 21:35 hrs. finalmente nació mi segundo bebé, con mi pareja nos abrazamos y lloramos. Estábamos solos en ese momento, le avisamos a las matronas de turno y se acercó el Dr. Vallejos, el mismo que no me atendió en la mañana, y me dejaron 2 horas antes de llevarme a pabellón con mi bebé muerto entre las piernas conectado al cordón umbilical, hubo cero acto de humanidad con toda esta situación.

¿Alguien del hospital se acercó formalmente a usted a darle alguna explicación, a pedirle disculpas o por último a darle las condolencias por su pérdida?

R: No, nadie. Incluso en una ronda médica me tocó de nuevo el Dr. Vallejos y le pregunté  por qué no me había atendido como corresponde la primera vez que vine, y me dijo que según los protocolos de un embarazo de 16 semanas él hizo lo que se tenía que hacer y que no había cometido ninguna irregularidad, a lo cual yo le respondí que por ser mi embarazo gemelar ya era de alto riesgo, por lo tanto debería haberme examinado, y me salió con que en el turno eran 2 doctores para atender a 300 personas, entonces no podía, no daba abasto. Y ahí también me dijo que si insistía con la demanda iba a perder mi tiempo porque todo lo que él había hecho estaba bien.

Usted después estuvo varios días hospitalizada (salió de alta el martes 21 de febrero) ¿eso fue por recuperación o por algún tratamiento psicológico debido a la traumática experiencia vivida?

R: A mí me iban a dar el alta al otro día de mi pérdida, pero como esto lo hice público sugirieron atención psicológica y me dejaron hasta el lunes 20, me hicieron esa atención psicológica y se supone que ya me iba de alta, pero como cambiaron mis antibióticos de venosa a oral, me volvieron a extender la hospitalización por si me daba fiebre, y efectivamente tuve fiebre pero yo creo que más que nada por el ajetreo, ya que ese día fue mucha gente a visitarme, y el día martes 21 se supone que me iban a evaluar si me daban el alta, pero yo ya estaba aburrida, enrabiada y quería irme luego, más encima me amenazaron que me denunciarían por estar grabando y sacando fotos adentro, ahí perdí la calma y les dije que ese hospital no salvaba vidas sino que asesinaban, del dolor pasé a la rabia.

IMG-20170223-WA0003

(Paulina Alzaga mientras estuvo hospitalizada)

Y ¿cómo fue esa atención psicológica recibida?

R: Bueno, más que nada le conté todo a la psicóloga y vieron que estaba lúcida y me dieron Fluoxetina para el ánimo y Clonazepán para poder dormir, fue como lo típico en realidad.

Pero, ¿nada así como un tratamiento más profundo?

R: No, nada, es que estaba lúcida, así como estoy hablando con usted ahora le hablaba a la psicóloga, súper lúcida y conectada con mis emociones, no me puse a llorar, ni a gritar, yo conversé con ella normalmente.

Me imagino que con todo esto usted está decidida a llegar hasta las últimas consecuencias.

R: Sí, hoy tengo más ganas de hacer justicia que de llorar. Me va a representar absolutamente gratis un abogado que es el marido de una señora que me contactó por Facebook conmovida con mi caso, él me llamó e incluso me fue a visitar mientras estuve hospitalizada, ahí me advirtió que esto va a ser un juicio muy largo, porque en el fondo se trata de una demanda contra el Estado.

Así es el sentir de esta madre maipucina, una mujer que está saliendo adelante y superando el dolor de la pérdida en compañía de su familia y de sus otros 2 hijos: Bastián de 14 años y Dominique de 4 añitos, quienes junto a su pareja y sus padres son los pilares fundamentales de su vida, una mujer que está decidida a hacer justicia y que este actuar negligente que le costó la vida a sus gemelitos no quede impune.

2017-02-23-21.54.54

(Paulina Alzaga en una postal junto a sus hijos Bastían y Dominique)

Sin respuesta del hospital

Revista Mi Gente intentó contactarse con el Hospital El Carmen para conocer su versión de los hechos, vía correo electrónico solicitamos a los e-mail del área de comunicaciones del recinto (marcela.maulens@redsalud.gob.cl y rene.bustos@redsalud.gob.cl) sus explicaciones en torno a la tragedia de Paulina Alzaga, sin embargo, hasta el cierre de la presente publicación aún no hemos recibido ninguna respuesta.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Salud
© 1835 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: