Justicia para Ámbar

Información y Fotografía: La Rebelión del Cuerpo

Este jueves 6 de agosto, finalmente, luego de 8 días de búsqueda, se descubrió el cuerpo de Ámbar Cornejo en Villa Alemana. El presunto homicida, Hugo Bustamante, ya había estado preso tras asesinar a su anterior pareja e hijo de 9 años.

Fue condenado a 27 años de cárcel, cantidad de tiempo que nos parece una burla. Sin embargo, luego de 11 años cumpliendo condena, el 2016 logró salir en libertad condicional a pesar de que en ese momento Gendarmería emitió un informe especificando que esta medida no era adecuada, y a pesar de existir un archivo televisivo donde él mismo afirma que podría volver a cometer el delito. Tras su salida, y en menos de 5 años, la historia se repite.

¿Qué debemos hacer para que no nos maten? ¿Qué es lo que tenemos que hacer para no resultar asesinadas, violentadas o abusadas, si los asesinos pueden volver a circular por las calles sin cumplir las condiciones necesarias para vivir en sociedad? Si al denunciar no se obtiene respuesta, ni se recibe apoyo para el cumplimiento de las medidas cautelares como las órdenes de alejamiento, que se suelen romper.

Este sistema judicial es más que una burla, es un insulto. 16 años tenía Ambar. Con 16 años tuvo la valentía de denunciar un abuso, de pedir ayuda, pero nadie la pudo salvar ni de eso ni del asesinato. ¿Qué hay que hacer Poder Judicial de Chile, realmente, qué hay que hacer? ¿Sacarán alguna reflexión de este y tantos otros casos? ¿Pedirán algún día disculpas por todas estas negligencias? Seguramente jamás.

¿Qué pasa con el parlamento? ¿Cuántas mujeres más deben morir para que logren protegernos de manera efectiva? Pero no se preocupen, nosotras no olvidamos, nadie olvidará a ninguna de las mujeres que han muerto debido a la desprotección y desigualdad en la que vivimos, exigiremos justicia para cada una. ¡No las olvidaremos!

Hoy es un día triste e indignante, un balde de agua fría llega para recordarnos que para nosotras no existe la justicia. Se nos viola, mata y vulnera. Pero también es un día para declarar con aún más fuerza que no descansaremos y que nuestra lucha seguirá hasta que a cada una se nos respete, hasta que llegue el día en que todas podamos caminar tranquilas por las calles.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: