LA IMPORTANCIA DE HIDRATARSE

hidra2-300x200

Texto: Revista Mi Gente – Fotografía: RIG

Con la llegada del buen tiempo y las agradables temperaturas muchas personas se vuelcan a los parques y plazas para retomar prácticas deportivas. Con el nuevo horario de verano, cada día es más frecuente ver nuestras calles llenas de corredores que ponen su mejor esfuerzo, pero que ignoran la importancia de la correcta hidratación.

Los adultos y jóvenes, suelen mermar la importancia de la hidratación. La mayoría sale a correr sin ningún líquido y sólo consume agua cuando “le da sed”. Ésa es una de las faltas que las personas cometen, lo que deriva  en una deshidratación.

Según Jorge Cancino López, Doctor en Ciencias de la Actividad Física, “es fundamental entender que al hacer deporte y sudar en exceso, se pierde agua y electrolitos, lo que puede provocar deshidratación si no se toman las precauciones necesarias”.

Para que la actividad al aire libre perdure en el tiempo, y no fatigarse el primer día,  es fundamental tener una correcta hidratación antes, durante y después del ejercicio.

Una precaución para evitar los riesgos asociados a la deshidratación, es la ingesta adecuada de bebidas isotónicas, incluso más que el agua, ya que – gracias a sus componentes – ayuda a que el cuerpo se reponga más rápido de la actividad, permitiendo con la ingesta de carbohidratos que lo acompañan, desarrollar actividad física por más tiempo retrasando la fatiga.

Más energía

Las bebidas deportivas contienen no sólo agua, sino que energía gracias a su contenido de hidratos de carbono. También contienen electrolitos como el sodio y el potasio, los que deben ser repuestos ya sea durante y después de la práctica deportiva. La composición de las bebidas deportivas es similar a la del plasma, por lo que permite una rehidratación que es incluso mejor que al beber sólo agua.

Otra ventaja de las bebidas de deportistas frente al agua va más allá de la hidratación, ya que las calorías que contienen estas bebidas permiten aumentar la energía y resistencia del cuerpo.

Para el especialista Cancino, “se recomienda hidratarse 2 a 4 horas antes de la competencia y consumir 5-7 ml de líquido por cada kilo de peso corporal”.

El no tomar líquidos durante la realización de actividad física lleva riesgo de caer en un estado de deshidratación que produce un conjunto de efectos negativos en los deportistas, como el aumento de la frecuencia cardíaca, la disminución del flujo sanguíneo – tanto en el cerebro como en los músculos – así como un aumento importante en la temperatura y sensación de fatiga.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Salud
© 2554 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: