La necesidad de nuevos aires en política

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

En los últimos años, en el que todos los días vemos algún caso de corrupción, problemas con el sistema de transporte, salud, educación y otras tantas dificultades que enfrenta el actual mandato presidencial, agudizados aún más con la pandemia que no han sabido enfrentar de buena manera, pensamos en que definitivamente es necesario realizar un recambio entre los actores que están haciendo la política en nuestro país.

La falta de pasión, de proyectos en común por parte de los políticos y sus respectivas coaliciones sumado al desapego al servicio público, están terminando por desvalorizar la política y lo que ella representa. Ya no existen las caras visibles que se la jugaban por completo por un ideal y eso la gente lo percibe y lo rechaza.

La ciudadanía en general ve que el equipo gobernante no está colocando nada de su parte en hacer o solucionar las cosas y este aletargo en los laureles, más temprano que tarde va a pasarles la cuenta.

Actualmente estamos siendo gobernados por una coalición política que lidera en medio de un desorden interno. Y no ha sido capaz de plantearle al país que puede mejorar y que sí son una opción de gobernabilidad, que entregará progreso y seguridad a todos por igual. La gente ya está aburrida de recibir soluciones parche, aburrida de los abusos y de las violaciones a sus derechos más básicos y fundamentales.

La insatisfacción hacia el gobierno es causante del florecimiento de nuevos movimientos ciudadanos, sobre todo ahora con miras a la Convención Constituyente. Nacientes dirigentes sociales hoy irrumpen con fuerza y liderazgo. Maipú es un fiel reflejo de la germinación de nuevos actores políticos y sociales que están entregando ideas claras y por sobre todo buscando soluciones concretas a los problemas que tiene el país, ya que han vivido en carne propia los conflictos que cada día deben soportar los maipucinos y todos los ciudadanos de la Región Metropolitana.

Estos nuevos actores actualmente están demostrando que pueden realizar grandes cosas por la demás gente y si se trabaja en grupo, con madurez política y aprendiendo de los errores, el nublado cielo puede volver a despejarse y dejar que brille nuevamente el sol.

El futuro de la política en nuestro país es claro, necesitamos de un cambio, de aires renovados, de ideales y proyectos viables que inviten a la gente a trabajar por Chile y para Chile.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: