La prostitución se apodera en Rinconada

images

-En la avenida Rinconada con la esquina 3 Poniente se vive diariamente la prostitución como si fuera algo común y corriente. Los vecinos parecen perder la pelea.

Por Revista Mi Gente

Hay una canción del grupo Juana Fe que dice “lleve de lo bueno, caballero de lo bueno” la estrofa de la canción calza justo con lo que pueden ver todos los días los vecinos en calle Rinconada. El escenario es el siguiente: un paradero del Transantiago como oficina, entre diez a quince prostitutas y travestis paradas en cada esquina por Rinconada, entre 3 poniente y Los Infantes y “caballeros” buscando diversión hacen la transacción desde un auto y se pierden con dirección desconocida, pero no hay que ser adivino para saber lo que harán. Esto a vista y paciencia de todos y cuando se dice todos no se deja a nadie afuera.

Desde las 10 de la noche ya se pueden ver rondando el lugar a varias mujeres u hombres. Es cosa de pasar en auto y esperar que el semáforo cambie a verde para recibir una mirada que va acompañada de una sonrisa. La confusión es tal que los travestis están tan bien producidos que a más de alguno pasado de copas puede confundirlo.

Estas prostitutas están en dos grupos muy marcados, por un lado se encuentran los “profesionales”, que son travestis y mujeres que conocen el mundo de la prostitución y las “angustiadas” que andan haciendo cualquier cosa por un pito de marihuana y quien sabe por cuanta cosas más. Es aquí el problema, porque hay grupos muy claros y más de alguna vez han peleado y no a combos solamente “los travestis se enojaron porque las angustiadas asaltaron a un vecino que venia llegando del trabajo y eso le cayó mal, entonces fueron a decirles que no asaltaran a la gente, se armó una pelea, llegó carabineros, pero al otro día estaban de nuevo en el mismo lugar” dijo una vecina que da al frontis de Rinconada y prefiere guardar su nombre por temor a represalias. “mi vecino se fue de aquí, porque encontraba su ante jardín con condones, botellas y hasta toallas higiénicas, se aburrió se fue y tuvo que vender la casa muy barata” exclamó.

Es cierto que muchos vecinos se han ido, como se pudo comprobar, pero no sólo ellos sufren con el tema. Kathy y Mariana tienen 15 años y caminan casi todos los días desde la casa de Kathy a la de Mariana y pasan por donde están “trabajando” las prostitutas “es desagradable verlas a ellas, si bien nunca me han hecho nada, caminando con mi amiga se han parado autos confundiéndonos con ellas, eso da lata” dijo Kathy quien es asentida por Mariana. Esta teoría es confirmada por vecinas al frente de 3 Poniente, es decir hacia el sector Este. Para ellas es un problema ir a tomar micro o esperar a alguien porque las confunden de inmediato “es tanto el acoso que meten a todos en el mismo saco” reclaman. Pero para ellas no es tan grave porque su casa no es directa con la calle de la prostitución. Aunque si le gustaría más participación de los vecinos “no denuncian y no hacen nada,  estamos solas contra el mundo en ésto”.

Eso sí un vecino se explayó un poco y guardando su identidad dijo que cuando se forma una pelea se llama a carabineros y ya no vienen, hay bulla, tomateras y no aparecen, como excusa dicen que la prostitución no es penada y para dejarlos adentro hay que pillarlos en el acto” aseveró. Y tiene razón las leyes tiene de manos atadas a Carabineros y a la PDI, ellos no pueden hacer mucho si esta gente anda con el carnet de identidad y de sanidad al día. El vecino también dice que se ha reclamado a la Municipalidad, pero no hay respuesta así que optaron por la idea de hacer lazos con esta gente a esperar que coloquen una caseta de seguridad en el sector “hablamos con ellas y corretearon a las angustiadas por lo que los asaltos a los vecinos bajaron casi a cero a la bajada de la micro, lo único que falta es que dejen limpio donde trabajan, porque la mugre en las mañanas es asquerosa, pero paso a paso” dice convencido.

Muchos vecinos no se meten en este problema porque estas personas al otro día quedan libres, y temen por sus hijos, sus casas y sus autos. Hay una especie de aceptación entre los vecinos que incluso a varios no les molesta lo que hacen, sino lo que dejan.

Se pudo averiguar que esta gente viene desde la autopista corriéndose para este lado y de todos los lugares los han echado, pero al parecer encontraron el lugar ideal para ejercer su trabajo como ellos quieren. Lo paradójico de ésto es que en el día es una esquina súper tranquila y se pueden ver mujeres con coches , personas trotando, leyendo e incluso niños que juegan a la pelota. Entonces la reflexión sería ¿Por qué cuando se va el Sol hay que permitir que estas personas se apoderen de los espacios públicos? Encuentre la respuesta.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Maipú
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: