La reinvención de Eli de Caso: “Yo quiero llegar a todas las mujeres de Chile”

IMG_20150902_113911       IMG_20150902_113933

-Hace tres años que la ex animadora de televisión realiza charlas en municipios, empresas y como ella misma dice “donde me inviten”, para entregar su mensaje de superación personal, basado en su propia experiencia de vida, cuyo motor de cambio – que ella enseña- es el perdón hacia uno mismo y los demás.

-Esta semana, expuso junto a su pareja, el psicólogo Manuel Tello, en el salón Auditorio de la Municipalidad de Maipú. Revista Mi Gente conversó con ella y reveló que está feliz con su vida actual y que su plan a corto plazo es seguir en esa línea.

 

Por Gabriel Angulo

Siempre radiante. En cada aparición pública la sonrisa y el “¡Qué rico…buena onda!” parece desprender de ella como su esencia alegre. Aunque ella misma reconoce que “usaba una máscara en televisión”, es indudable que su carisma contagia y aglutina los ánimos, sobre todo, de las mujeres.

Eli de Caso se reinventó. Alejada de la pantalla chica, la ex animadora se dedica a una de sus pasiones actuales: dictar charlas de superación y desarrollo personal. Y no lo hace sola, sino que acompañada de su pareja, el psicólogo, Manuel Tello, con quien expone su mensaje.

El pasado 2 de septiembre, concurrió al Salón Auditorio de la Municipalidad de Maipú. Lugar en el que dictó la charla “Perdonar significa elegir vivir”. Esa mañana, escuchó los testimonios de algunos asistentes, en su mayoría mujeres, que resolvieron sus problemas y mejoraron su vida; e intercambió ideas con ellas o con quienes manifestaban estar viviendo un momento difícil.

Eli repasó la búsqueda de la paz a través del perdón propio y de otros, trabajando la reconciliación personal, ya que, según ella, es la única manera de avanzar en la vida. Así, propone como proceso: primero reconocer lo que pasa;           luego acoger o aceptar; asumir el perdón; y como consecuencia, cambiar las situaciones complicadas de la vida.

Experiencia de vida

Eli no está sola. Hace tres años comenzó a dictar estas charlas, y con Manuel Tello –su actual pareja, con quien contrajo matrimonio en 2012-, hace uno. Sigue trabajando en su programa “Aló Agricultura” en radio Agricultura y, por ahora, no piensa volver a la televisión, salvo que fuera en un formato que sintonice con los mensajes que transmite hoy por hoy. Dice que está feliz con ayudar a la gente.

“No quiero volver a la televisión. Si la televisión tiene un espacio para este contenido, yo estoy disponible. Mientras tanto sigo en mi mundo, en la radio, en las charlas y soy feliz así”, confiesa.

La propia animadora reconoce que cuando estuvo en la TV construyó un personaje. “Yo usaba un disfraz. Todos usamos un disfraz para alimentar nuestro ego. Entonces, tenemos que abrir nuestro corazón, limpiar nuestra mente y darnos cuenta de quiénes somos realmente y de que no hay enemigos, pero eso es un trabajo personal”.

Es tal su afán por ayudar a personas de su mismo género que revela lo siguiente: “Yo quiero llegar a todas las  mujeres de Chile que sientan que necesitan un cambio, que necesitan inspirarse, y que si con mi experiencia de vida, yo les puedo ayudar, yo feliz de estar ahí con ellas. Además, me pagan por esto, así que fantástico”.

Luego, ahonda más en este punto, aduciendo a que cada quien debe ayudarse a sí mismo si quiere concretar cambios y no esperar que el Estado o los otros solucionen lo malo que nos ocurre. “Quiero que las mujeres se den cuenta cómo están viviendo y que superen sus traumas para que sean felices. Que cambien para superar problemas, errores y situaciones complicadas, pero que lo hagan por ellas mismas, no dependiendo de otros, ni del Gobierno ni de los políticos”.

Tomar contacto contigo

De Caso trata, en el fondo, de transmitir su propia trayectoria de vida, enseñando los procesos que ella misma aplica para generar los cambios que le han hecho desarrollarse como persona.

“Quiero compartir mis cambios. Yo me he sanado y he hecho muchos cambios positivos en mi vida. Y si yo lo pude logra, cualquier persona puede”, dice.

Explica que todo parte por tomar contacto con uno mismo, estando más presente en uno. “Es ser más conscientes de tus emociones, creencias y palabras. Estar contigo y saber elegir qué es lo que quieres. Nadie sabe lo que quiere. Estamos viviendo como en un mundo automático, desconectados totalmente de nosotros mismos. Por eso estamos como estamos”.

“Uno muchas veces toma decisiones en contra de uno mismo. Y defiende creencias que también son autolimitantes, que son los mayores obstáculos de uno. Entonces, el perdón parte por uno. Cuando eres capaz de perdonarte, eres capaz de perdonar al otro, porque el otro no es distinto a ti. Por eso, no hay culpables, sino que responsables”, añade.

Respecto de trabajar con Tello, sostiene: “Hace un año que estamos con Manuel exponiendo, porque estamos en convenio con el Parque del Recuerdo, y quedamos en poder enseñar el tema de la elección. Es decir, decidir cómo uno vive su vida, no dejando que lo negativo nos afecte. Y hasta el momento nos  complementamos bien (…) es el hombre con quien quiero estar”.

Apoyo profesional y afectivo

Manuel Tello, acompaña a Eli para orientarla en cómo expone ante el público, en los distintos escenarios que les toca asistir. Hace 28 años fueron novios y volvieron a estar juntos hace seis años. Las vueltas de la vida.

Pero más que hablar sobre su relación amorosa, Tello opina en Mi Gente sobre lo que le desea a ella. “Ojala que no vuelva a la televisión, porque la estresa mucho. No le hace bien la televisión a la Eli. Si volviera tendría que ser un programa de calidad que no se centre en farándula, sino en orientar a las personas”, afirma.

Refiriéndose a la temática de la charla, asevera que las personas deben dejar de identificarse con el ego para poder perdonarse. “Tenemos un mecanismo que se llama ego, que para algunas cosas es buena y para otras no. El ego no deja que te perdones. Yo por ejemplo, cuando perdoné a todo el mundo, me di cuenta que yo me tenía que perdonar también a mí, porque yo permití que me pasaran muchas cosas”, plantea para luego agregar: “La forma de dejar de identificarse con falsas creencias o con tu ego es perdonar a toda la gente que estuvo involucrada en tu vida, y que te dio malas impresiones (…) Hasta que nos damos cuenta que no somos las creencias y ahí crecemos como personas”.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Maipú, Nacional, Noticias
© 5775 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: