La vida después de un transplante…de corazón

images

Cristopher Miranda tiene 24 años, trabaja en el centro de Santiago y le gusta el deporte, el año 2012 participó en una corrida realizada en Maipú, pero llamó la atención en la Maratón de Santiago del mismo año al correr con una bandera que decía “gracias a un donante hoy corro”. Él fue trasplantado del corazón el año 2007 en el Hospital Dipreca a los 16 años.

Por Juan Zamorano

Todo comenzó al irse de campamento scout sintiéndose mal, al volver a casa continuaron los malestares, tenía dolores y vómitos, lo llevaron al hospital y su diagnóstico fue “gastritis”. Tomó los medicamentos indicados pero siguió enfermo, su madre optó por llevarlo al broncopulmonar ya que tenía mucha flema, tras una radiografía le diagnosticaron “pulmonía”.

Pero su situación no mejoró, su organismo rechazó los remedios con vómitos, nuevamente fue al médico y tras ser revisado sus exámenes por un cardiólogo quedó inmediatamente hospitalizado con un diagnóstico demoledor: aparte de la “pulmonía” padecía una “cardiopatía dilatada”, necesitaba un trasplante.

Revista Mi Gente conversó con Cristopher sobre aquellos difíciles días y sobre cómo ha sido enfrentar la vida con un órgano trasplantado, este es su testimonio:

Cristopher, ¿qué sentiste al enterarte de tu enfermedad?

R: La verdad, no sé si por frialdad o qué, pero en ese entonces a mis 16 años no tenía ninguna responsabilidad en la vida, más allá de vivirla, eso es lo que hacía yo, vivir. Yo decía que no importa si me muero, hice todo lo que quería hacer, obviamente era muy egoísta de mi parte porque hay gente que te ama y quiere estar contigo.

¿Cómo viviste el trasplante propiamente tal?

R: Después de un tiempo esperando me sentía mal, cansado, espiritualmente sentía que no podía más. Esa noche sentí un helicóptero, a la mañana siguiente me hicieron una serie de exámenes, después me avisaron que tenían un corazón para mí. Me prepararon, instalaron una cámara para grabar y yo bromeaba con los derechos de autor, me pusieron la mascarilla y me quedé dormido, al día siguiente desperté  trasplantado.

Y una vez recuperado, ¿cómo ha sido tu vida después del trasplante?

R: Mi organismo reaccionó bien, salí rápido, los doctores estaban sorprendidos. Ahora, el tema de los medicamentos que se deben tomar de por vida fue bastante fuerte, era un gasto de más de $150.000 mensuales. Hoy el Estado cubre todo, pero es raro porque a mí me dijeron eso después de 5 años, yo estaba en isapre y pagaba mis medicamentos, nadie nunca me dijo que en Fonasa esos remedios eran gratis, ni siquiera los médicos, al estar en isapre todos pensaban que tenía plata.

¿Crees que existe real preocupación del Estado por la donación de órganos?

R: A nadie le interesa la donación de órganos, por moda lo dicen, pero después no pasa nada, hay una lista inmensa de personas esperando un órgano. El Ministerio de Salud debería preocuparse, yo sé que hay otras enfermedades, pero también hay gente muriendo esperando un órgano. Yo tuve la oportunidad de agradecer a la familia de mi donante, existe una regla que impide hacerlo, pero yo pude, fue una sensación que cuesta explicar, es un “gracias”  con un “lo siento” al mismo tiempo, es muy fuerte esa emoción.

¿Qué mensaje le darías a la gente por el tema de la donación de órganos?

R: Yo diría que a esa gente que solicita no ser donante, si a ellos mismos les pasa algo que no reciban ningún órgano, porque no son capaces de solidarizar con el prójimo. Encuentro tan egoísta cuando las familias no quieren ser donantes, tan insensible y poco humano, si al morir vamos a ser comida para gusanos.

Hoy Cristopher vive con su pareja Leslie y su pequeño hijo Martín,  ellos son la razón de su vida, sus grandes compañeros. Respecto a la posibilidad que su enfermedad sea hereditaria y la sufra también su hijo, nos cuenta que “nunca se supo si mi mal era congénito, a Martín le han hecho exámenes y no le han detectado nada”. Para finalizar, hace un llamado a que la gente disfrute de la vida, que sean felices y gocen al máximo el día a día.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Maipú
© 5950 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: