LOS 100 DÍAS QUE PUEDEN DEFINIR UN MATRIMONIO

matrimonio

Texto: Revista Mi Gente – Fotografía: Internet 

Hay ocasiones en que la política puede ser una acertada guía para el amor. “Los cien primeros días de un gobierno son premonitorios de los años que vendrán”, sostienen los cientistas políticos. Y si durante la luna de miel con los ciudadanos no se despliega toda la energía e imaginación, aprovechando la legitimidad recién obtenida, la administración no logrará sus metas. “En los 100 primeros días de gobierno se define cómo será el compromiso y se establecen los cimientos del resto de la Presidencia”, reza la teoría política.

Ahora, cambie las palabras de gobierno, presidencia o administración por matrimonio y sabrá todo lo que se juega una pareja en su primer periodo de convivencia. Lo más sorprendente, según los psicólogos, es que la gran mayoría de las personas no tiene conciencia de lo que está sobre la mesa en ese periodo, y lo que más impera es la inercia. Al sentirse enamoradas, las parejas prefieren evitar problemas y acceden a cosas con las que no están de acuerdo. Los factores emocionales contaminan la racionalidad con la que se deberían zanjar estos temas.

Cómo vamos a administrar el dinero y de qué gastos se responsabilizará cada uno. Cómo resolveremos los conflictos, quién tomará las decisiones más importantes y cómo nos repartiremos las tareas de la casa.

Se establecen las pautas y se definen los roles. Las costumbres que se asumen se convierten en derechos adquiridos y cambiar lo que siempre ha sido así se hace cada vez más difícil.

Como con el dinero, por ejemplo. Quien inicialmente se ocupó de pagar la mayoría de los gastos de la casa es muy probable que lo continúe haciendo por años. Tanto así, que un estudio analizó 2.600 consultas recibidas de personas en proceso de divorcio. La investigación sobre las causas del quiebre reveló que las razones económicas representaban el 50% de los casos.

Según los especialistas, los primeros tres meses son tan determinantes en el devenir de una relación, que incluso pueden resultar premonitores de su futuro éxito o fracaso. Si un matrimonio no va a resultar, lo más probable es que ello se manifieste en esta etapa.

En última instancia, al igual que en la política, lo que está en disputa en este crucial trimestre es el poder. Un proceso complicado, donde entran en juego las diferencias de género, las pautas de las familias de origen, de educación, cultura o incluso gustos.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Salud
© 9176 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: