Los millonarios contratos amarrados por la Municipalidad hasta el 2017

contratos

Texto y Fotografía: Juan Zamorano

En diciembre recién pasado el concejo municipal de Maipú aprobó por unanimidad un contrato por $292.000.000 para enero y febrero de 2016 y 2017 con la empresa Turismo Lutz Ltda, la cual es propietaria del Camping El Yayo, ¿le suena ese nombre?, se trata de un parque con piscina tristemente célebre para nuestra comuna, ya que en febrero de 2014, una joven maipucina de nombre Nayareth Becerra, de 17 años, se contagió con el Virus Hanta en dicho recinto ubicado en Isla de Maipo, esto en el marco de uno de aquellos paseos que organiza la Municipalidad de Maipú para las Juntas de Vecinos de las diferentes villas y poblaciones de nuestra comuna.

Nayareth Becerra finalmente falleció a consecuencia del Hanta, dejando a un pequeño hijo de 1 año al momento de su deceso. Este trágico acontecimiento generó la intervención de la Seremi de Salud de la Región Metropolitana, la cual tras inspeccionar el recinto decretó en aquel momento el cierre de dicho camping. Quizás por este hecho tan grave que significó la muerte de una muchacha maipucina que tenía toda una vida por delante, es que resulta tan indignante que el concejo municipal de Maipú haya aprobado por unanimidad este millonario contrato precisamente con el Camping El Yayo, según consta en el acta n° 1.010 de la sesión del día 18 de diciembre de 2015.

La Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco) justificó esta decisión – según consta en el acta – argumentando que “este recinto nos permite albergar a nuestros vecinos durante 25 días hábiles, para poder entregarles a ellos la posibilidad de poder disfrutar de un día de recreación y esparcimiento junto a sus vecinos en un centro que cumple las condiciones para que ello así ocurra, se considera particularmente entre los meses de enero y febrero”, no hubo ni una sóla palabra al hecho que hace 2 años una vecina maipucina se contagió de Hanta en dicho lugar y a los días falleció.

Pero eso no es todo, en esa misma sesión el concejo municipal también aprobó por unanimidad un millonario contrato con la empresa de transportes del Sr. Jorge Fernando Palomino Martínez por $312.750.000 para enero y febrero de 2016 y 2017, todo esto según consta también en el acta n° 1.010 de la sesión del día 18 de diciembre de 2015. En síntesis, así como se amarró desde ya por 2 años el contrato con el recinto al cual se llevará de paseo a nuestros vecinos en época estival, también se aprovechó de amarrar desde ya el trato con la empresa de transporte que realizará dichos viajes.

La Dideco justificó esta transacción – según consta en el acta – explicando que “estamos hablando de 45 buses diarios aproximadamente, por una totalidad de 25 días hábiles entre los meses de enero y febrero, el programa contempla un promedio aproximado de 45.000 beneficiarios, en virtud de ese cálculo se hacen la cantidad de buses que se requieren por día, dentro de las especificaciones técnicas de la licitación hablamos de buses tipo pullman, cuyo año de fabricación se contempla puede ser desde el 97 en adelante. Son al menos 45 buses diarios con capacidad para 40 pasajeros, la ruta es Estadio Bueras, barrio, centro recreacional y vuelve al barrio para dejar a nuestros vecinos lo más cerca de sus casas, tiene que considerar un coordinador general que esté en terreno, para que efectivamente pueda revisar cada día las diferentes necesidades y solicitudes que se puedan generar en virtud de los buses que están ahí presentes”.

Si bien es cierto que aparentemente no existe ninguna ilegalidad con estos contratos, los mismos reúnen todas las características como para ser calificados de “truchos”, como todo lo que involucra al imputado alcalde Christian Vittori, ya que fueron suscritos por 2 años, con vigencia para el 2016 y 2017, en este sentido cabe preguntarse: ¿por qué se amarra un contrato hasta después de terminada la actual administración que dura hasta diciembre de 2016?, ¿es éticamente correcto que el actual concejo municipal suscriba un convenio que se extenderá hasta después de finalizado su periodo?.

Tal parece que el imputado alcalde Vittori padece del síndrome “El Padrino”, ya que tiene la costumbre de hacer tratos con los Don, primero con Don Oscar (cuyo contrato tuvo que caducar ya que se vió acorralado por la PDI) y ahora con Don Yayo y con Don Jorge. Finalmente…¿por qué todo lo que rodea a nuestro imputado edil es tan trucho?, ¿tantos favores políticos debe?.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Maipú, Nacional, Noticias, Opinion
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: