MARÍA TERESA ÁGUILA: “NECESITO HACER JUSTICIA”

1

Texto: Revista Mi Gente – Fotografías: Gentileza María Teresa Águila

María Teresa Aguila es una joven y activa mujer de 36 años de edad, tiene 3 hijos: una niña de 16 años, una niña de 13 años y un niño de 9 años; es divorciada y mantiene ella sola su hogar. Es instructora deportiva, realiza clases de zumba y fitness de manera independiente. También es una destacada dirigenta social reconocida por participar en diferentes actividades de ayuda social: estuvo en Valparaíso cooperando durante el incendio que asoló dicha comuna, ayudó a las familias del Campamento Japón que fueron víctimas también de un incendio, en fin, en donde se ha requerido ayuda ella ha estado presente.

María Teresa Águila ayudando tras el incendio del Campamento Japón

María Teresa Águila ayudando tras el incendio del Campamento Japón

Hace algunas semanas María Teresa hizo noticia al viralizar por redes sociales una denuncia en relación a que tras una cirugía en el Hospital El Carmen de Maipú quedó parapléjica, una denuncia que incluso fue difundida a todo el país a través de Chilevisión.

Revista Mi Gente conversó con María Teresa Águila para conocer algo más sobre su historia, una historia que hoy la tiene postrada en cama en el Hospital El Carmen (HEC), pero con ganas de salir adelante y de hacer justicia.

María Teresa nos relata que todo partió con algunas complicaciones de salud producto de unos pólipos endometriales que le provocaban hemorragias, lo cual la perjudicaba en su actividad como instructora deportiva. Se atendió ginecológicamente en el HEC para tratar dichos pólipos, en la cual era necesario una cirugía. Tras esperar varios meses, la citaron el 9 de junio con la comisión médica, en donde les explicó que en el año 2008 se trató unos miomas en el Hospital San Borja Arriarán, en donde tras ser inyectada con raquídea su organismo reaccionó muy mal, ya que ella sufre de escoliosis desde niña, diagnosticándole que nunca más ella debía recibir esa inyección.

En la comisión médica del HEC previa a su operación, ella les explicó a los doctores que no le podían inyectar raquídea, relatándoles “con peras y manzanas” lo que le había ocurrido el año 2008. El día 12 de junio se presentó en la mañana a la que se supone era una operación ambulatoria para extirpar sus pólipos, el plan era operarse temprano y en la tarde ya estar de regreso en su hogar.

Al llegar la anestesista con un interno le manifiestan que le colocarían de anestesia la raquídea, a lo que ella reaccionó de inmediato recordándoles la información entregada a la junta médica en relación a que ella no podía recibir esa inyección, explicándoles nuevamente su situación “con peras y manzanas”. La anestesista le revisó su columna con los dedos por el tema de la escoliosis y le señaló “no es para tanto”, a lo que ella insistió recalcando que fue revisada por profesionales, tras lo cual la anestesista le aseguró que “tranquila, veremos otra opción”.

María Teresa haciendo clases

María Teresa haciendo clases

Ingresó a pabellón, se relajó y se dejó ir para la cirugía. Al despertar de la operación se sintió muy mal, estuvo más tiempo de lo normal en recuperación, no sentía sus piernas, por lo cual no le dieron el alta el mismo día y la dejaron hospitalizada esa noche. Al día siguiente pudo sentir sus piernas pero con hormigueos, y sentía fuertes dolores de cabeza, por lo que no le dieron el alta en la mañana, pero sí se lo dieron en la tarde y la enviaron de regreso a la casa con analgésicos.

Nos cuenta que su pareja la llevó en vehículo a su casa y al llegar se sintió muy mal, con muchos dolores, interpretando ella en ese momento que tal vez el vaivén del movimiento en el auto le había hecho mal. Se acostó pero muy adolorida, y como a las 3:00 am los dolores eran insoportables, trató de llamar a sus hijos pero no pudo ya que se le trabó la mandíbula, era algo desesperante, intentó ponerse de pie y se cayó. Con el estruendo del golpe llegó su hija de 16 años a su cuarto, quien pidió auxilio a unas amigas y se la llevaron de urgencia a la Posta del HEC.

María Teresa asegura que ingresó a las 4:00 am a la Posta de Urgencia, pero que recién la atendieron a las 15:00 hrs. Nos indica que la doctora que la atendió en ese momento la trató muy bien y asoció de inmediato todos sus síntomas con la anestesia, explicándole que a veces se coloca más anestesia de la requerida y se generan reacciones adversas. Le suministraron medicamentos para contrarrestar el efecto anestésico, manifestándole la doctora que la única autorizada para derivarla con un neurólogo era la ginecóloga que la operó, por lo cual en la hoja de atención escribió “derivación a neurología por médico tratante”, y la devolvió a su casa con reposo absoluto y medicamentos inyectables para los dolores, los cuales se los suministró una amiga que es paramédico.

La espera de tres días hasta aquel lunes de control con la ginecóloga fueron una verdadera tortura, con dolores intensos e insoportables, incluso perdió el control de esfínteres, lo que fue un golpe muy fuerte para ella como mujer independiente el sentir que se estaba orinando sola en la cama. Llegó el día del control y la ginecóloga de entrada negó que lo que le estaba pasando tuviera alguna relación con la operación y no quiso derivarla con un neurólogo, sólo le ofreció como un “favor personal” conseguir una hora con la anestesista del día de la operación, lo que con su amiga consideraron como algo bastante fuera de lo normal, sobre todo por el hecho de solicitarla vía whatsapp sin ningún protocolo serio.

María Teresa Águila en todo su esplendor como instructora deportiva

María Teresa Águila en todo su esplendor como instructora deportiva

La amiga de María Teresa que la acompañaba explotó y le exigió a la ginecóloga su epicrísis, un documento que hasta ese minuto no se le había entregado, solamente le hicieron entrega del alta, pero nunca le entregaron hasta ese minuto la epicrísis. La ginecóloga se negó a entregar el documento, insistieron para poder llevarla a alguna otra clínica, pero en ese momento no hubo caso, la ginecóloga se negó. La amiga de María Teresa recurrió a la Oficina de Informaciones, Reclamos y Sugerencias (OIRS) y ahí le hicieron recién entrega de la epicrísis, la cual al leerla descubrieron la causa de todos sus padecimientos post-operatorios: a pesar de todas sus advertencias, de igual modo le inyectaron la raquídea mientras dormía. Tras esto, finalmente lograron que les dieran una hora con un neurólogo.

Al día siguiente la vió el neurólogo y la dejó hospitalizada inmediatamente, desde ese momento hasta el día de hoy continúa hospitalizada, está con kinesiología para que no se atrofie la musculatura de sus piernas. El kinesiólogo le ha señalado que lo suyo va a ser un proceso largo de rehabilitación, en el cual incluso tendrá que hacerse la idea de que estará en silla de ruedas, por lo mismo se le vienen fuertes gastos para reacondicionar su hogar ante su situación, y ella sin poder generar ingresos al no estar trabajando, tampoco tiene cómo mantener a su familia en estos momentos, literalmente se le vino el mundo encima.

En cuanto a respuestas por parte de la dirección del HEC ante su actual estado, denuncia que no ha recibido nada concreto, solamente se le hizo llegar una carta en la que “son puras palabras y no dicen nada”, indica que es un documento lleno de frases como “estamos en proceso”, “lo estamos viendo”, “nos estamos preocupando”, “tenemos que esperar”, etc… Piensa que en el HEC se están encubriendo, ya que según ellos sus exámenes están todos buenos, pero nos relata que ella solicitó una segunda opinión médica a través de una amiga que llevó sus exámenes a unos médicos especialistas, en donde la conclusión fue que lo suyo no es algo degenerativo, que para revertir el proceso tiene que esperar que se regeneren los tejidos que ya están dañados, y que tiene un hematoma que le causó la punción de la aguja.

6

La respuesta del Hospital El Carmen a la paciente María Teresa Águila

La respuesta del Hospital El Carmen a la paciente María Teresa Águila

Agradecimientos a paramédicos y enfermeras

A María Teresa le interesa de sobremanera dejar muy claro su profundo agradecimiento con los paramédicos y enfermeros del HEC, expresando que para ella han sido un pilar fundamental en todo este proceso por lo bien que la han tratado, recalcando que el problema es hacia arriba, nos puntualiza que “el problema es con los doctores que se endiosan y no escuchan a los pacientes. Pero los paramédicos y enfermeras son excelentes personas”.

Luego agrega que “ahora yo tengo que esperar con paciencia que acá me den un diagnóstico para contrastarlo con lo que ya tengo, a todas luces esto es una negligencia, pero tengo que esperar, pues si yo pido el alta y me voy de acá todo queda bajo mi responsabilidad y estaría haciéndoles un favor, tengo que tener paciencia. Necesito recuperarme, yo estoy poniendo todo de mi parte…y necesito hacer justicia”.

Ayuda de autoridades y amigos

María Teresa nos cuenta que de la Municipalidad de Maipú fue a verla la directora del Departamento de Urgencia Social (DUS), Carola Poupin, para llevarle ayuda tanto de pañales como de útiles de aseo . También relata que han ido a brindarle su apoyo el alcalde de Cerrillos, Arturo Aguirre; el diputado Pepe Auth; y también de parte del diputado Joaquín Lavín. En tanto, su amiga y concejala por Cerrillos, Roxana Muñoz, le está organizando un Bingo a Beneficio para recaudar fondos, el cual se llevará a cabo el próximo sábado 19 de agosto.

Con su amiga Roxana Muñoz

Con su amiga Roxana Muñoz

En concreto, nos indicó que la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, enviará sus exámenes a médicos especialistas para determinar en conjunto las acciones judiciales concretas que se llevarán a cabo para ayudarla a que su situación no quede impune y hacer justicia.

La versión del Hospital El Carmen

Revista Mi Gente quiso también obtener la versión oficial del Hospital El Carmen (HEC) sobre esta acusación de negligencia, al respecto, la directora del HEC, Dra. Marianela Rubilar, nos señaló que “el caso se encuentra en evaluación con exámenes para determinar y/o precisar, el motivo del cuadro clínico que acusa la usuaria presentar luego de una semana posterior al alta del HEC, y tras ser intervenida por un procedimiento electivo. Por lo anterior, se están realizando todos los exámenes y evaluaciones médicas para descartar las posibles causas. Actualmente está pendiente el resultado de un examen y la evaluación por parte de una junta médica de especialistas en neurología para definir qué originó su actual cuadro clínico, y el pronóstico a futuro”.

Finalmente, la Dra. Rubilar nos asegura que “como hospital público que atiende los requerimientos de los vecinos de Maipú y Cerrillos, a quienes buscamos entregar permanentemente una atención de calidad, oportuna y resolutiva, hemos acogido a nuestra paciente y atendido su actual cuadro clínico, para encontrar su origen”.

La paciente junto a sus 3 hijos

La paciente junto a sus 3 hijos

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Salud
© 1003 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: