Más pimientos, menos palmeras

Alguien dijo por ahí que los pimientos eran “el árbol de los pobres”. El autor de estas palabras es Rodolfo Cárter, alcalde de La Florida, quien usó esta expresión al justificar la tala de 44 de estos especímenes a mediados de junio de este año.  Estos árboles, que se ubicaban en el bandejón central de Av. La Florida entre Departemental y Av. El Parque, fueron reemplazados por especies de liquidámbar y laureles en flor, pese a la oposición de organizaciones sociales como Germina La Florida y Red por la Defensa de la Precordillera.

Forest & Kim Starr

Forest & Kim Starr

El pimiento, o  “Schinus molle“, es un árbol fácil de identificar. Se parece al sauce llorón en como cuelgan sus ramas.  Durante el otoño, se puede apreciar entre su follaje  unas pequeñas frutas de color rosado. Sus hojas se mantienen verdes invierno y verano. Es un árbol que no le teme a la sequía, pues sus raíces saben hundirse hondamente en tierra y encontrar el agua que necesitan.

El pimiento es un árbol que da sombra, leña y  sirve para reforestar áreas desérticas. Por sus características, es común encontrarlo en el Norte de Chile, en ciudades como Copiapó, donde la gran mayoría de sus plazas públicas son adornadas por este aguerrido árbol.

Por sus atributos, el pimiento podría ser usado como metáfora para definir de muchas manera la vida y el carácter  del chileno, y su capacidad de soportar estoicamente la adversidad: esa “voluntad de ser”, a la que hizo referencia la gran Gabriela Mistral alguna vez.  Sin embargo, ninguno de sus atributos ha logrado hacer del pimiento el árbol de preferencia a la hora de diseñar espacios como plazas públicas o recintos habitacionales. A la hora de elegir los árboles que adornarán nuestros espacios públicos, los preferidos son otros, y entre ellos la palmera tiene un sitial reservado.

La Palmera

La palmera es el símbolo de la ornamentalidad: es decir, adorna. Es la favorita de las constructoras de carreteras modernas y malls.  Es el símbolo del progreso, de la restructuración de los espacios públicos. Por supuesto, al decir palmera aquí no estamos aludiendo a  la querida Palma Chilena -la mítica Jubaea chilensis- de tronco oscuro, carácter sobrio y hojas tipo pluma que parecen explotar en su cúspide. No. Nos referimos a la palmera estándar: la clásica palmera del mall.

palmeritaFederico Sánchez, profesor de arquitectura y conductor del programa City Tour, hace mención de este fenómeno cada vez puede. Su diagnóstico: palmeritis. Porque, se esté a favor o en contra de su implementación, resulta innegable la proliferación de este árbol en distintos espacios de la cuidad, modificando el paisaje circundante con sus estilo paradisiaco, mezcla de portada tipo resort o Miami beach.

Su utilidad en la cuidad, lejos de las playas donde crecen naturalmente muchas de las especies elegidas, parece poco evidente.  Son plantas que debido a su poco follaje, devuelven menos oxígeno a una ciudad llena de smog. Lo mismo sucede con su capacidad de dar sombra  a una región azotada por el calentamiento global y el debilitamiento de la capa de ozono. Es decir, además de su función estética, que podría ser valorada positivamente con toda validez, la palmera no parece aportar mayores beneficios a la comunidad.

 

Palmeritis aguda

En Maipú ha habido un constante intento por poblar de palmeras la Av. 5 de abril. Particularmente porfiado ha sido el último tramo antes de llegar al Templo Votivo, donde numerosas  palmeras fueron plantadas en maceteros de concreto en concordancia con el mobiliario urbano. Muchas de ellas han ido desapareciendo poco a poco, dejando a la vista maceteros vacíos. Pero más allá del éxito o fracaso de esta iniciativa, uno siente el derecho a preguntarse: ¿por qué palmeras? ¿por qué no pimientos, por ejemplo?  ¿Cuál es la imagen de cuidad que queremos proyectar al elegir los árboles que la adornan? ¿Cuál es el efecto que estos árboles tendrán en nuestra calidad de vida?

A pesar de esto, un curioso caso llama la atención. Se trata de un viejo pimiento plantado en el corazón de la comuna, en pleno 5 de Abril esquina Pajaritos, frente a la característica fuente de agua. Este pimiento parece haber sido plantado a comienzos del siglo pasado, y seguramente sirvió de lugar de encuentro y amarre de caballos en postales de otros tiempos (además de inspirar leyendas en torno a los patriotas que pelearon la Batalla de Maipú). Curioso caso de un árbol que por cruel obra del destino terminó encerrado dentro de la estructura de un conocido local de comida rápida y –para colmo- rodeado de palmeras.

Tal vez  sea esta imagen la que mejor grafique el destino final de este noble árbol en nuestra comuna y en nuestras ciudades.  Y de alguna manera también sirva como símbolo del presente del país que hemos construido en base a una idea de progreso. Una idea de progreso más estético que funcional, más importado que propio. Un progreso vistoso como una palmera; pero poco profundo, como un pimiento.

separador rojo

Curiosidades

El poeta y cantante chileno Víctor Jara dedicó una de sus canciones del álbum Manifiesto a este particular árbol, donde  rinde homenaje a esta característica especie del norte del país. Esta canción también ha sido interpretada como una alegoría de la lucha del pueblo minero en el Norte de Chile, y también como la lucha del Partido Comunista, desde sus primeros años de fundación. Compartimos algunos extractos y el video de la canción:

Cuando sus ramas florecen/es un incendio: /tanto rojo que derrama, /rojo entero.  /Rojo entero.
Nadie lo ve trabajar / debajo’el suelo  /cuando busca noche y día /su alimento.
Debes seguir floreciendo  /  como un incendio  / porque el norte es todo tuyo,  / todo entero. / Todo entero.

http://youtu.be/0pOqc1jNSJ4

Robot-Palmeras

robot-palmera

Las palmeras sufrieron una especie de extraña evolución. Se trata de las palmeras-antenas, cuyo propósito es disfrazar las estructuras metálicas de las antenas de celular, ocultándolas a la vista de los transeúntes, aparentando la forma de una palmera.  El responsable de esta innovación es el arquitecto Pablo Cavieres, quien patentó la idea de forrar tubos de acero y disfrazarlos de palmera. En 2012, los ministros de Vivienda y Urbanismo, y Bienes Nacionales presentaron un catálogo con 18 de estos árboles-antenas para que las empresas pudieran elegir y de esta manera “tener una mayor armonía con el ambiente”.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Opinion Tags: , , ,
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: