MUSEO DEL CARMEN

museo

Texto: Revista Mi Gente – Fotografía: Archivo

El  Museo del Carmen de Maipú, ubicado al costado norte del Templo Votivo, fue creado en 1956 por el Cardenal José María Caro (1866-1958). Dependiente de la Corporación Voto Nacional O´Higgins, constituye un espacio privilegiado para introducirse en la historia militar, social, religiosa y artística de Chile. Sus valiosísimas colecciones provienen de legados, depósitos y donaciones de un puñado de particulares que comprendieron el valor de heredar a las futuras generaciones las historias de ayer. Las maravillas del museo, constituyen una variedad de objetos, que reúne entre ellos, imaginería religiosa, pintura americana y europea, vestuario y uniformes, platería, documentos históricos, mobiliario, carruajes, objetos de uso personal, de nuestros héroes de la patria. La colección de obras de arte, de inestimable valor histórico. Entre ellas, destacar al mural “Batalla de Maipú”, de Fray Pedro Subercaseux, (1954).

Es extraordinario, como tal, es posible divisar cada uno de los detalles, que el artista desea interpretar. Además, es un paseo visual por todas las características más relevantes y también detalles que hablan por sí solos, que relatan la gran Batalla de Maipú. Expone cuatro aspectos dignos de detenerse a observar: primero, los estandartes y banderas que las tropas patriotas llevan como emblema, la bandera llamada de transición, la de azul, amarillo y blanco de la Patria Vieja y la actual, de la estrella solitaria, creada en octubre de 1817. Al centro, O´Higgins y San Martín ante la Virgen del Carmen. Segundo, los huasos a caballo. Don Benjamín Vicuña Mackenna llama a la batalla que le dio la victoria final, a las armas patriotas “de ponchos y cascas”, pues en ella, los huasos hicieron tantos estragos, como los cañones de los artilleros. Tercero, la caballería tuvo gran participación en esta batalla, razón por la cual, todos los años, en honor a esta histórica fecha, se celebra el día de las Armas de la Caballería Blindada. Y como cuarto aspecto, el sacerdote dando el sacramento de la extremaunción.

Hijo del pintor y diplomático Ramón Subercaseaux, fray Pedro (1880-1956) se crió y se formó artísticamente en Europa. Luego de 14 años de matrimonio, él y su esposa obtuvieron permiso especial del Papa para dedicar su vida a Dios. El entró a los Benedictinos en Quarr, Inglaterra y ella a las Damas Catequistas en España. Es el fundador del Monasterio de la Santísima Trinidad de los Benedictinos en Chile. Este Museo, fue el depositario de una de las bibliotecas privadas más grandes del período colonial, la del obispo de Santiago, Manuel de Alday y Aspée, la misma que a su muerte, en 1788, llegó a tener 2.058 libros. Asimismo, cuenta con una colección de documentos, cartas, cuentas, diplomas, títulos interesantísimos, tanto por su contenido, como por sus firmantes, señores Carrera, Rodríguez y Bolívar.

Entre ellos, podemos mencionar documentos invaluables, como la fe de bautismo de Diego Portales; Presupuesto de edificación de la Casa de Moneda, presentado por Joaquín Toesca al Rey de España (1782); edición original de la letra de la Canción Nacional; cartas del dominico Juan María Mastai Ferretí, quien vivió en Chile, en el Convento de la Recoleta Dominica y luego, en 1846, asumió como Sumo Pontífice con el nombre de Pío IX. Sin embargo, esto y mucho más lo tenemos tan cerca. Suele suceder como todo en la vida… Generalmente, no apreciamos lo que tenemos.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Cultura, Nacional, Noticias
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: