Papá más activo y presente

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

Ser un padre presente durante todo el embarazo y período de crianza es muy importante. La paternidad ya no es sólo una figura proveedora responsable de brindar un hogar seguro y alimentación, sino que es un pilar trascendental del desarrollo familiar. Algo que le hace muy bien a los hombres pues les permite relajarse y expresar sus sentimientos en torno al embarazo, qué es lo que piensan y cuáles son sus dudas, las cuales van aclarando a medida que las comentan con sus amigos que ya son padres o incluso con el ginecólogo que está atendiendo a su esposa, a su mujer.

Además, de ese modo sabrán qué expectativas pueden tener en relación a los hitos más importantes del período de gestación, parto y lactancia, y qué desafíos les esperan por delante.

El hecho que el papá se ocupe activamente de la crianza ayudará a la mamá a sentirse más unida a la hora de enfrentar todas las situaciones que acarrea el hecho de traer un hijo a este mundo.

Es completamente natural que el padre sienta la necesidad de expresar sus sentimientos a medida que pasan los meses y se acerca el nacimiento del niño o niña. Es importante darse permiso para expresarse, ya sea esos sentimientos de vulnerabilidad como los de alegría, ya que esas expresiones sentarán las bases para ser un papá mucho más activo y presente.

A nuestros vecinos y vecinas que están por convertirse en padres, nunca olviden que incluso antes de nacer, su bebé realmente necesita que estén presentes en todo momento, porque son una persona importante en su vida, y el estar ahí les resulta reconfortante y tranquilizador incluso dentro del seno materno.

Dense el tiempo para compartir con calma y tranquilidad con su niño o niña, lo que obviamente será una forma eficiente de demostrarle el cariño que sienten por ese ser. Por ejemplo, pueden participar en la alimentación de sus querubines cuando ya toman su mamadera, pues una práctica tan simple como ésta le servirá para establecer fuertes y permanentes vínculos con su hijo.

Aunque no sea una costumbre muy arraigada en nuestra sociedad, es bueno saber que un papá puede ser la persona que se encargue del bebé la mayor parte del tiempo.

Traten de ver la paternidad como un rol en el que mejoran a medida que exploran las posibilidades que existen en cuanto a la crianza y relación padre-hijo. Una buena forma de avanzar en este tipo de conocimiento es tomar las experiencias positivas de su historia familiar y enriquecerlas de formas que quizás a sus padres, debido a la época diferente en que vivieron, no se les hubiese ocurrido.

Ser padre se aprende sobre la marcha, porque mientras más tiempo le dediquen a sus hijos más rápido aprenderán a detectar cuáles son sus necesidades, para lo cual una muy buena idea es observar su comportamiento con detención.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: