¿PLAZA DE ARMAS, PLAZA MAYOR O SIMPLEMENTE PLAZA?

plaza2

Texto: Revista Mi Gente – Fotografía: Archivo

El origen de la comuna de Maipú se desarrolló en torno a un caserío rural, según consta en el Registro Anuario de la Ilustre Municipalidad de Maipú. Allí, se menciona el año 1931 como fecha en la que fue construida la Medialuna Municipal, donde se realizaban rodeos; carreras a la chilena; amarre de caballos y otras actividades, relacionadas con la ganadería cuyo objetivo era financiar obras municipales.

Posteriormente, los terrenos fueron utilizados como Estadio Municipal y, finalmente, el 29 de abril de 1988, se realizó la solemne inauguración y bendición de la tan anhelada Plaza Mayor.

No obstante, este lugar en medio de la comuna – sin una fundación específica – ha marcado el carácter especial de su estructura urbana y los problemas que ella arrastra. En efecto, basta dar una mirada y/o recorrer la comuna para darse cuenta del fenómeno.

A muchos visitantes, les llama poderosamente la atención las intrincadas vías de acceso y la descentralización de los servicios básicos.

En el caso de nuestra comuna, el sitio urbano inicial le corresponde al distrito histórico de La Capilla, actualmente, Cinco de Abril, Carmen y Camino a Rinconada. No en vano, las escuelas más antiguas de la comuna – las número 274 y 272 -, están emplazadas en ese sector.

Sin embargo, al parecer, Maipú se ha caracterizado por realizar sus eventos y situar sus monumentos, en el lugar en donde no han ocurrido los sucesos. Esto me hace recordar el sesquicentenario de la Batalla de Maipú, en una importante ceremonia realizada el 5 de abril de 1968, con la asistencia del Presidente de la República de ese entonces, Eduardo Frei Montalva, Ministros de Estado y otras autoridades de la época, con el fin de inaugurar el monumento “Al Abrazo de Maipú” que – a pesar de ser un lugar histórico -, no se realizó donde había acontecido originalmente éste, sino que se eligió la principal Avenida del pueblo.

Y en esta ceremonia el Señor Alcalde de la época don Luis Ferrada Urzúa, resume precisamente todo lo que, en este pueblo, suele acontecer y da en cierto modo una explicación a la gran dualidad: “Esta tierra se tiñe hoy con marcada fuerza simbólica que hace desbordar más allá de sí mismos la secuencia de los hechos de la vida cotidiana, que anima estas calles y plazas. Esta fuerza simbólica viene a hablar hoy en nosotros de algo también imponderable y misterioso, cual es, la presencia del ideal tras cada hecho de significación y trascendencia; la presencia de ese impulso interior que arrastra, vitaliza y da sentido a la condición humana, descubriendo esa faz ensombrecida del hombre en su lucha por superar y transformar la realidad…”

No me siento digno de destruir este trozo de discurso, tan sólo les quiero recordar, que sea Plaza Mayor o Plaza de Armas, es nuestra, es frondosa, nos da sombra, todo lo embellece, y guarda su gran historia cargada de caras nuevas que fue asumiendo “según la secuencia de los hechos”, hoy es sólo nuestra respetable Plaza.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Cultura, Nacional, Noticias
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: