Plaza de Maipú: el campo de batalla de todos los días

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

Desde que se produjo el estallido social en todo el país aquel viernes 18 de octubre, que tuvo como uno de sus principales epicentros la Plaza de Maipú con una batalla campal que destruyó la estación de metro y afectó a gran parte del comercio del centro de nuestra comuna, la Plaza misma y sus alrededores ha continuado siendo foco de enfrentamientos entre Carabineros y manifestantes durante el mes que ha durado este movimiento.

No hay que perder el foco: las protestas a lo largo de Chile han sido en un 99% pacíficas, sin violencia, incluso con expresiones culturales y artísticas, y sólo un 1% ha sido con desórdenes y vandalismo, pero lamentablemente ese 1% molesta y estorba el fondo, como dijo el Sacerdote Luis María Avendaño en una de sus cadenas de oración transmitidas vía streaming: “un árbol que cae hace mucho más ruido que todo un bosque que florece”. En ese sentido, la Plaza de Maipú ha sido uno de los puntos a nivel país en que día tras día ha habido disturbios, convirtiéndola en un verdadero campo de batalla.

La locomoción colectiva evita por las tardes pasar por la Plaza de nuestra comuna, llegando hasta ciertos puntos o desviándose en calles alternativas para continuar con su trayecto eludiendo el centro maipucino.

Revista Mi Gente ha hecho un recorrido durante algunos días en plenas protestas por las tardes, obviamente tomando precauciones y resguardando nuestra seguridad. En nuestros recorridos hemos sido testigo de los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de Carabineros apostados en la Plaza de Maipú y sus inmediaciones, hemos sido testigo de los encapuchados que lanzan piedras y pedazos de pavimento a la policía uniformada y de como estas reaccionan disuasivamente con bombas lacrimógenas, el carro lanza aguas y el “zorrillo”. Hay que ser justos, en más de una oportunidad fuimos testigos de cómo los encapuchados sirvieron de apoyo a los transeúntes protegiéndolos para que pudiesen continuar con su camino en medio de los enfrentamientos protegiendo con sus propios cuerpos la integridad de la gente, así como los Carabineros han olvidado por momentos la disuasión para recomendar rutas alternativas a conductores y peatones para que eviten la zona de conflicto.

Así como en su momento vimos a un grupo de encapuchados que ingresaban a saquear diferentes locales comerciales de Avda. 5 de Abril rompiendo sus cortinas metálicas, también hemos visto a manifestantes con el rostro descubierto mirando de frente a Carabineros y pidiéndoles que cesen con la represión, haciéndoles ver que ellos también son parte del pueblo, que la lucha social también es por las pensiones de sus padres y por el futuro de sus hijos, que está en sus manos lograr que la gente los vuelva a mirar con respeto, etc…

Así han estado las cosas en Maipú, uno de los epicentros del estadillo social, un estadillo que parece no tener fecha de término, ya que la autoridad en lugar de escuchar las demandas del 99% que protesta pacíficamente se enfoca en el 1% que cae en los disturbios y destrozos… y como corolario presentan como solución un acuerdo político entre cuatro paredes, esto parece un diálogo a oídos sordos. 

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: