¡PROTEGER LA MATERNIDAD!

edit

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

En estos días que la publicidad nos recuerda que es el Día de la Madre, tan cercano al Día del Trabajo, podemos aprovechar la instancia y sensibilidad para revisar cuál es la protección que tiene la maternidad en nuestro país y hacia dónde se proyecta su protección. Ya que esta protección ampara la institución de familia en concreto, y relaciona derechos de los niños y niñas, de los padres, buscando promover la igualdad de la mujer.

De esta forma, inicialmente ante el diagnóstico propiciado por la cuestión social, desde 1920, y en los albores de un estado de bienestar, la protección de las trabajadoras estaría vinculado a la maternidad y a su condición específica de mujer. Pero no para hacer presente su diferencia, sino para reafirmar su rol tradicional en el hogar. Así lo podemos encontrar en el Código del Trabajo de 1931 por ejemplo, en su artículo 48 con una norma que prohibía el trabajo nocturno de las mujeres en establecimientos industriales, y en el artículo 49 que prohibía también que las trabajadoras fueran contratadas para realizar trabajos mineros subterráneos o faenas calificadas como superiores a sus fuerzas o peligrosas para las condiciones físicas o morales de su sexo. Hay una asimilación de la situación de la mujer trabajadora con el menor de edad, y no se reconoce como sujeto de derecho.

Esta idea de “protección” se irá modificando con el reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer y su incorporación mayor al trabajo a partir de los años 50 (con los procesos migratorios desde las zonas rurales y luego el fuerte proceso de industrialización a nivel nacional), lo que quedará de manifiesto en el ámbito internacional con la aprobación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, instrumento de Naciones Unidas de 1979, que fue ratificado por nuestro país 10 años después. En este convenio se plantea en su art. 5 “una comprensión adecuada de la maternidad como función social”, y en su art. 11 n° 2 se plantean medidas “a fin de impedir la discriminación contra la mujer por razones de matrimonio o maternidad y asegurar la efectividad de su derecho a trabajar “. Hay así un giro que considera a la mujer como sujeto de derecho, y que implica cambios culturales, sociales, a través de la educación que modifique estereotipos sociales (como roles tradicional del hombre y la mujer) y que no permitan la superioridad de ninguno de los géneros.

¿Y cuánto hemos avanzado en esto?. En la actualidad, como medidas y garantías a estos derechos podemos considerar el establecimiento por ejemplo de un descanso de pre y post natal, el permiso pagado para el padre en caso del nacimiento de su hijo (en un reconocimiento incipiente de su participación en el cuidado y crianza de sus hijos e hijas), el fuero maternal, el derecho de sala cuna, el derecho de la alimentación de los hijos. Hay también otros derechos de permiso y subsidio cuando los hijos están enfermos, y frente a la discriminación en la contratación laboral, no se puede condicionar ésta a un examen o certificación.

¡Feliz Día a todas las Madres!.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Opinion
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: