Síndrome de Munchausen: cuando las personas se enferman intensionalmente

Sindrome-de-Munchausen- cuando-las-personas-se-enferman-a-proposito-4

Texto: Revista Mi Gente – Fotografía: Archivo

Es una curiosa enfermedad psiquiátrica. Se trata de pacientes que simulan enfermedades físicas y lo hacen de manera muy convincente, obligando a realizar múltiples exámenes y tratamientos en busca de una solución al extraño mal que les afecta.  Estos pacientes se convierten en una fábrica de síntomas y vagan de un centro asistencial en otro en busca de una inalcanzable mejoría. No se debe confundir esta enfermedad con aquellas simulaciones pasajeras y emocionales que se hacen con el fin de captar la compasión o cariño de otro. En el Munchausen el problema es más profundo y duradero.  Estos pacientes son capaces de simular casi a la perfección un infarto, una hemorragia digestiva, fiebre de origen desconocido o un cuadro de abdomen agudo y aceptar la consiguiente cirugía de urgencia. No es extraño encontrar algunos de estos pacientes con varias operaciones por cuadros que han si-mulado con magistral histrionismo.

El paciente típico de Munchausen suele ser inteligente y bien informado de los síntomas y signos de las enfermedades que proyecta simular, y si a ello sumamos condiciones especiales de teatralidad, vemos lo fácil que les podría resultar engañar a profanos y expertos. Como son observadores, intuyen cuando el médico comienza a sospechar de sus síntomas y entonces cambian su lugar de atención.

Aunque sus simulaciones son perfectamente concientes, bien estudiadas y calculadas, la causa que les lleva a desarrollar la enfermedad pertenece al área del subconsciente. Los estudios psiquiátricos realizados a estos pacientes descubren con mucha frecuencia el antecedente de haber sido abusados emocional o físicamente en la infancia o en alguna parte de sus vidas. Son bastante impulsivos, tienen sentimientos intensos y muchas veces existe un sentido errado de la realidad. Les resulta muy difícil confiar en las figuras de autoridad, a las que manipulan y provocan o someten a prueba constantemente.  Es común el sentimiento de culpa y castigo y al mismo tiempo expiación.

Una variante de la enfermedad,  es el llamado Munchausen por delegación. En este caso se utiliza un niño como paciente que necesita atención médica. Para conseguir ese efecto, el padre o madre  con la psicopatía se las arregla para engañar a los médicos con recursos muy variados,  por ejemplo, relatar una  historia clínica falsa, enfermar al niño con la administración de fármacos,  ingeniárselas para adulterar o contaminar muestras de sangre u orina, etc.   Una vez que se ha logrado enfermar al niño, se acude al médico demostrando gran consternación y honda preocupación por la enfermedad del hijo. A menudo el niño se encuentra de verdad muy enfermo y es indispensable su hospitalización y puede incluso morir.

Tratamientos

Se trata de una psicopatía de mal pronóstico. Si se accede a  tolerar las manipulaciones del paciente, se aliviará su tensión, pero puede generarse una escalada de nuevos síntomas. Negarse a brindar atención médica puede ocasionar su cólera y el cambio de médico u hospital. Por otro lado, estos pacientes son reacios a tratarse por una alteración psiquiátrica.  En la práctica se recomienda tratar de confirmar el diagnóstico precozmente con el fin de controlar o limitar, cuando sea posible, aquellas acciones que implican un riesgo para el paciente, como son el excesivo consumo de medicamentos y  someterse a análisis o procedimientos que encierran algún grado de peligro.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Cultura, Maipú, Nacional, Salud
© 1289 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: