“Soy el Rolo y no le he ganado a nadie”

Texto: Revista Mi Gente – Fotografía: «Cité en Barrio Patronato» (Juan Domingo Villavicencio Pastén)


Rolando Muñoz Cardoch es un actor de teatro santacruzano, realizó toda su enseñanza básica y media en su ciudad natal de Santa Cruz. En el año 1986 emigró a Santiago para estudiar precisamente la carrera de teatro, de la cual egresó en el año 1989. Durante dos años trabajó en la Escuela 1 de San Bernardo haciendo clases de teatro, además de trabajar con jóvenes en riesgo social, y a la par ingresó a estudiar derecho, carrera que no terminó, tras lo cual regresó a Santa Cruz, donde ha realizado diferentes talleres y se ha dedicado también al comercio para subsistir.

Aprovechando su formación como actor y sus conocimientos de expresión teatral realiza charlas para ayudar a la gente a comunicarse, reflexionando con que “vivimos en un mundo muy comunicado a través de las redes sociales pero muy incomunicado a nivel interpersonal, a veces pensamos que hablar, hablar y hablar es una forma de comunicarnos, pero esa no es una forma de comunicarse, a veces falta poder escuchar más al otro, porque eso sí que es comunicación”.

Las charlas de Rolando Muñoz van mucho más allá de enseñar a comunicarse correctamente, sino que se refieren a que a través de la comunicación la gente logre un crecimiento personal y desarrolle sus habilidades sociales. Revista Mi Gente conversó en exclusiva con este actor que utiliza sus conocimientos para ayudar a las personas a desenvolverse socialmente.

¿Cómo surgió la idea de realizar estas charlas?

R: Se puede decir que nace a través de tres circunstancias, primero con la necesidad de generar ingresos, la otra tiene que ver con retomar mi formación como actor de teatro y mis conocimientos de expresión corporal y oral, y la tercera tiene que ver con lo que siempre me ha gustado y me ha apasionado: comunicar, la comunicación con las personas, interactuar con otra gente. Juntando estas tres cosas logré configurar estas charlas donde uno puede desarrollar la empatía con el otro y la comunicación entre las personas.

¿A quiénes normalmente van dirigidas estas charlas?

R: Están dirigidas, en una primera instancia, a alumnos de enseñanza media y universitaria, por sus temáticas. Pero también están dirigidas a microempresarios, sobre todo en el tema de las ventas, porque muchas veces uno trata de vender un producto, pero no lo hace bien porque no sabe comunicar lo que es ese producto. Por ejemplo, uno suele ofrecer un producto y dice cuánto cuesta ese producto, pero también se puede hacer, por darte un ejemplo: si yo vendo caracoles contarle al potencial comprador por qué le pueden gustar los caracoles, si vive cerca del mar, contar la historia de ese caracol, contar cómo se convirtió en artesanía, en fin, tantas formas que hay de vender y que no solamente se limitan a informar el precio.

¿En qué consisten propiamente tal las charlas?

R: Las charlas duran alrededor de una hora y consisten en ver cuáles son las falencias de uno al comunicarnos, las falencias al expresarnos, cuáles son nuestras debilidades, y a partir de ahí poder superarlas. Por ejemplo, una de mis charlas se llama “Soy el Rolo y no le he ganado a nadie”, la cual tiene que ver con la competencia, vivimos en un mundo competitivo, nos hacen pensar que estamos en una constante competencia, y en el fondo nuestro único competidor somos nosotros mismos. Otra de mis charlas se llama “Comunícate, no hables”, tiene que ver con darse cuenta que a veces las palabras están demás y hay que más bien aplicar la empatía con el otro, y a través de esa empatía comunicarnos. Como puedes ver, son charlas más bien de relaciones sociales, habilidades sociales, de desarrollo personal en función de un desarrollo social.

¿Tus charlas son locales en la ciudad de Santa Cruz o has ido también a otras localidades y otras regiones a realizar las charlas?

R: Hasta ahora han sido solamente a nivel local, proyectándome para que en algún momento las pueda realizar a nivel regional y, bueno, con todo esto de la pandemia se han disminuido un poco, pero tengo toda la intención de expandirlas y llegar incluso hasta Maipú, ¿por qué no?, ¿cierto?, poder darlas en algunos colegios y en algunas empresas de Maipú.

Muñoz Cardoch reflexiona en torno a la importancia de la comunicación no verbal, “más del 70% de la comunicación es no verbal, es gestual, nuestro cuerpo entero es una máquina de expresión, las manos, hay gente que habla mucho con los gestos. Mientras uno menos habla más se puede expresar, los silencios son expresivos, las miradas son expresivas”.

Rolando ha estado también explorando su afición por la literatura, por la poesía, de hecho, nos confidencia que en estos momentos se encuentra preparando un libro de poemas bajo el alero de la Editora Contornos del Chena.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: