Transparencia

Transparencia: limpidez, nitidez, pureza, translúcido, claridad. Sin duda, sinónimos que se identifican con algo creíble, confiable. Quizás, sea este el motivo por lo que ha sido tan usada este último tiempo; en especial, por autoridades y representantes públicos que afirman cumplir con todo lo estipulado por la ley, regirse por ella y ser bastiones de la verdad.

Empero, y lamentablemente, no hay más que remover algunos papeles, para darse cuenta que la usadísima transparencia, no es más que una palabra, nada aplicada; sólo utilizada. Hay quienes afirman -en pos de la transparencia- estar trabajando por el bien social, cuando sólo lo hacen por el de algunos pocos que reciben sus sueldos, sin ser merecedores del salario; debido a que no están capacitados para enfrentar cargos de importancia. Tal vez, piensen que con esto se combate el desempleo, ya que debido a que no están preparados para sus puestos requieren de -al menos- un par de asesores que les indiquen qué deben hacer o qué deben decidir o, mejor aún, para que decidan por ellos. Así las cosas, fácilmente cada uno de éstos sujetos, puede subcontratar a varias personas.

Sin embargo, al tomar en cuenta que por el pago que reciben se podría contratar a dos realmente capacitados, uno tiende a pensar que algo no está funcionando. De esta manera, la tan vilipendiada transparencia, es sólo utilizada para hacer que las personas “crean” que todo está bien. Con ella, autoridades se abanican, y afirman que sólo trabajan con ellos personas capacitadas y merecedoras de los puestos; sin mencionar que muchos tienen antecedentes negativos, problemas

Atte,

Juan Rodríguez

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: