Un “sapo” de la CNI en el Municipio de Maipú

FotoOsvaldoSilva

Según trascendió, el juez Mario Carrozas habría emitido un certificado en el que se señalaría expresamente que Osvaldo Silva no está siendo investigado por causas de derechos humanos, razón por la cual se le habría vuelto a contratar, recordando que en mayo de 2014 su desvinculación se produjo bajo el argumento que se le daría un tiempo para demostrar su inocencia.

Por Juan Zamorano

En mayo del año 2014 fue desvinculado de su cargo como jefe de comunicaciones de la alcaldía de Maipú el Sr. Osvaldo Silva Serqueira, esto tras conocerse una serie de antecedentes publicados en el diario electrónico El Mostrador que lo vinculaban como informante de la Central Nacional de Inteligencia (CNI) durante la dictadura militar de Augusto Pinochet.

Todo parecía ya olvidado en relación a este tema, eso hasta que en la sesión de concejo municipal del día viernes 27 de febrero, el concejal Mauricio Ovalle pidió la palabra para pedirle explicaciones al alcalde Christian Vittori por el hecho de haber contratado nuevamente a Silva Serqueira con un sueldo de $1.500.000 mensual, aunque en esta ocasión sin ocupar la jefatura de comunicaciones.

Según trascendió, el juez Mario Carrozas habría emitido un certificado en el que se señalaría expresamente que Osvaldo Silva no está siendo investigado por causas de derechos humanos, razón por la cual se le habría vuelto a contratar, recordando que en mayo de 2014 su desvinculación se produjo bajo el argumento que se le daría un tiempo para demostrar su inocencia.

Pero ¿quién es este siniestro personaje?, ¿qué labores cumplía en la CNI durante la dictadura?. Revista Mi Gente indagó sobre el particular y llegamos a una serie de antecedentes que ya habían sido publicados por el propio diario El Mostrador durante el año 2010, pero que recién hoy vienen a tomar sentido para los maipucinos a consecuencia de este polémico caso.

La historia de un “sapo” de la dictadura.

En 1987 el régimen de Pinochet se empeñó en obtener información sobre los líderes que articulaban la oposición, ¿cómo lo hicieron?, utilizando agentes infiltrados que realizaban un trabajo de espionaje, por ejemplo, un tal Luis Prieto conducía el vehículo de Andrés Zaldívar escuchando todo lo que el político conversaba, pero Prieto era en realidad el informante Luis Becerra Arancibia.

MisionSilvaSerqueira

Dentro del listado de civiles que ejercían el mismo trabajo efectuado por Becerra Arancibia se encontraba Osvaldo Silva Serqueira, quien perteneció a la Agrupación Maipo formada por varios personajes infiltrados en la Democracia Cristiana (DC) y el Partido Radical, su chapa era Cristian Andueza y en ese entonces era dirigente de la Federación de Estudiantes Secundarios de Santiago (FESES).

Silva entregaba todos los antecedentes que lograba bajo la chapa de Andueza a un agente de control identificado bajo el nombre de Sebastian, por esta labor recibía un pago mensual de $25.000 en aquella época. Una de las misiones desempeñadas por Osvaldo era informar a la CNI las actividades de los hermanos Andrés y Adolfo Zaldívar (ver recuadros en que aparecen su chapa, sueldo y misión desempeñada).

NombreChapaSueldo

Resulta contradictorio que hace poco más de un mes la Municipalidad haya homenajeado a nuestros Tesoros Vivos de la comuna, entre los que se encuentran algunos defensores de los derechos humanos, mientras hoy se vuelve a contratar a un ex informante de la CNI. Puede que efectivamente él no haya matado a nadie con sus propias manos, pero, ¿habrá muerto algún compatriota a causa de sus informes?.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Maipú, Nacional
© 2669 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: