Urbanística en Maipú Sine arte et scientia (sin arte ni ciencia)

opinion_urbanaLa urbanística es la disciplina encargada de la planificación de un asentamiento humano cuya finalidad última es proporcionar bienestar a sus habitantes. Es una ciencia, por cuanto requiere de la ingeniería, ecología, ciencias ambientales, economía, geología, etc. Por otro lado es un arte, pues necesita de la arquitectura, observación de elementos culturales, considera el diseño, la funcionalidad, etc.

Desde tiempos remotos, las grandes culturas se han ocupado de conjugar arte y ciencia en la construcción de sus ciudades para hacerlas en un lugar acogedor, seguro y funcional, y con ello ganar el respeto y admiración de los ciudadanos hacia sus autoridades. La historia registra numerosos casos de urbanistas geniales que consiguieron integrar en forma armoniosa elementos como belleza, transporte, ambiente, arquitectura, esparcimiento, historia y servicios básicos.

Un peritaje urbanístico a Maipú da cuenta de una ciudad descuidada en cuanto a planificación estratégica y renovación urbana. Digamos derechamente que desde hace pocas décadas se ha convertido en una ciudad incapaz de proporcionar el debido bienestar a sus habitantes. Su sector central es inhóspito, sus calles principales están excesivamente congestionadas de vehículos por no existir vías alternativas expeditas. Sus veredas son mayoritariamente estrechas y a la vez enangostadas por ese cáncer urbano que es el comercio ambulante e informal, trastorno del cual es responsable directo la autoridad edilicia de turno que lo permite. Su plaza principal no es plaza, sino un lugar de tránsito peatonal con un sector para espectáculos populares o ferias del momento. Desde luego es un lugar poco amigable y de lo que todos entendemos por plaza, nada. La carencia de sitios para estacionar en el centro es crítica. Las personas buscan un lugar y caen en las garras de los inspectores municipales, conocedores de esa necesidad e inmisericordes con el pobre automovilista que no tenía donde dejar su auto. Un municipio consciente del problema, debería brindar facilidades y evitar el aprovechamiento perverso de una realidad.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Opinion
© 2017 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: