¡Viva Chile!

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

Durante gran parte del año convivimos con el ritmo reggeaton, las rancheras mexicanas, la música anglosajona, la comida chatarra y muchas otras cosas más que son nuestros fieles compañeros día a día.

Sin embargo, durante el mes de septiembre todo eso cambia. Es que todo lo que convivimos a diario es dejado un poco de lado para darle cabida a lo que es típicamente nuestro.

Es que durante estas fechas nos sentimos más chilenos que nunca. Bebemos chicha y vino en vez de vodka o ron. Nos olvidamos de la “cajita feliz” y de la comida china y degustamos de ricas empanadas caseras o de un asado en familia. Evitamos los juegos electrónicos para sacar del baúl de los recuerdos todas las entretenciones criollas que conocemos. Es en este mes cuando decimos a viva voz “sí, soy chileno”.

Es que durante septiembre el patriotismo nos sale por los poros. No nos da vergüenza bailar cueca aunque no conozcamos los pasos. Menos que las manos nos queden sucias al comer una empanada o tomar un trozo de carne con ellas.

Embanderamos nuestras casas y autos y vemos con orgullo cómo esa bandera tricolor flamea con las primeras brisas primaverales. Pero hay algo que este año no vamos a poder hacer por culpa de la pandemia, no podremos salir a elevar volantines, jugar al trompo, hacer carreras a la chilena, subir al palo encebado, y perseguir animales. No vamos a poder viajar a los lugares más rurales de nuestro país para estar cerca de lo que es Chile.

Somos únicos en este mundo y nadie se nos puede comparar. Tenemos cosas que nadie más posee. En una palabra, somos chilenos. Y es aquí cuando nos damos cuenta que realmente tenemos una identidad propia. Recordamos que vivimos en un país con costumbre y cultura únicas y las utilizábamos aunque sea un sólo mes en el año, pero este mes la contingencia sanitaria hará que las cosas sean diferentes.

Este año se cumplen 210 años de la Primera Junta Nacional de Gobierno y con eso el primer indicio de que el pueblo de Chile quería ser libre. Y tras esa reunión la gente celebró. Y así ha sido durante toda nuestra vida republicana… menos en esta oportunidad, este año será diferente a consecuencia del coronavirus y tendremos que celebrar en la intimidad de nuestros hogares para cuidarnos y evitar contagios.

Es que durante este mes los chilenos solíamos sentirnos libres. Y no es por estar en dictadura o bajo el yugo de un país reinante, sino que nos sentíamos libres por que somos un país independiente, emergente, con identidad propia y que ha sabido mantenerse en el tiempo. Eso es lo que se celebra.

Sin embargo, los maipucinos debemos tener un mayor regocijo al celebrar estas fiestas pues nuestra comuna es parte de la historia. Acá se alcanzó la Independencia. Por nuestras calles, se luchó por lograr el sueño de muchos de libertad.

Y esa libertad que se alcanzó en los Llanos de Maipú, y que llevó a transformarnos en cuna de héroes y hombres de honor, hoy es sinónimo de festividad, una festividad que este año 2020 deberemos llevar a cabo de manera responsable y cuidándonos. Desde los primeros acordes de una cueca podemos gritar a viva voz en nuestras casas con un vaso de chicha en la mano ¡Viva Chile… y que vivan estas Fiestas Patrias cuidándonos en familia sin salir de nuestros hogares para ganarle a esta pandemia!

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: