Y AHORA…A DAR VUELTA LA PÁGINA Y MIRAR HACIA EL FUTURO

edit

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

Sin duda que todo este proceso eleccionario 2017 marcó un fiasco tanto para las encuestas como para los mal llamados “expertos electorales”, ya que no anduvieron ni si quiera remotamente cerca de los resultados registrados. Todos los analistas auguraban incertidumbre en el resultado del balotaje, se hablaba de un empate técnico, y que aquel que resultara vencedor lo lograría con una diferencia de un punto porcentual o incluso menos. ¡Nada de eso!, el triunfo de Sebastian Piñera fue “impecable y macizo”, tal como lo reconoció su propio contendor: Alejandro Guillier.

Fueron 9 puntos de ventaja lo que logró el candidato de Chile Vamos por sobre el abanderado oficialista, 54,57% – 45,43%, un resultado que evidentemente nos lleva a sacar algunas conclusiones rápidas: efectivamente los votos de los candidatos no son endosables; la gente no vota por partidos políticos sino que por personas; gran parte de la votación DC se fue con Sebastian Piñera; hubo votantes de Beatriz Sánchez que optaron por el candidato de la derecha; y el insulto de “facho pobre” a los adherentes de Piñera favoreció a la carta de Chile Vamos.

La elección presidencial ya es historia, Sebastián Piñera volverá a La Moneda el 11 de marzo de 2018 y no queda más que asumirlo. En la democracia el pueblo manda y punto, y ayer decidió que la centro-derecha vuelva al poder y así será. El bando derrotado no saca nada con desgastarse en la búsqueda de culpables para explicar este traspié electoral, lo que corresponde ahora es que se sacudan de esta verdadera hecatombe y se reorganicen para dar vida a una oposición constructiva y leal, pues deben entender que lo más importante es el bienestar de los chilenos.

Regularmente, un político derrotado suele caer en la tentación de que cuando le toca estar en el bando perdedor, para él pasa a ser más importante el deseo de recuperar a cualquier precio el poder en cuatro años, olvidando por completo el bienestar de sus compatriotas y preocupándose solamente de sumar adeptos provocando conflictos que contribuyan a desprestigiar la imagen de aquel que triunfó y ocupa el escaño que ellos querían ocupar, y eso es lo peor que le podría pasar a nuestro país a contar de marzo próximo.

Es necesario dar vuelta la página y mirar hacia el futuro, Sebastián Piñera será el Presidente de Chile para el periodo 2018 – 2022 y eso no va a cambiar, se impuso en una contienda democrática y ya no hay vuelta atrás. En estos momentos es importante la unidad, tal como dijo el propio Piñera anoche en su discurso: “somos todos chilenos y amamos con el mismo fervor a nuestra patria. El aporte de todos los chilenos siempre va a ser bienvenido, porque más allá de nuestras legítimas diferencias es mucho mayor lo que nos une”.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Opinion
© 2784 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: