Y AHORA…EXIGIMOS EXPLICACIÓN

editorial

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

Acabamos de vivir como país un nuevo proceso eleccionario, en el cual sin lugar a dudas el gran derrotado en estos comicios ha sido uno solo: las encuestas de opinión. Efectivamente, ya que ninguno de los estudios de opinión que se dieron a conocer previo a las elecciones le acertó, es más, ni siquiera anduvieron remotamente cerca.

Sin ir más lejos, la encuesta CEP previa a los comicios le asignaba un 42,3% a Sebastián Piñera, un 21,% a Alejandro Guillier y un 9,4% a Beatriz Sánchez. Si bien es cierto el porcentaje de Guillier anduvo relativamente cerca de lo pronosticado (finalmente obtuvo un 22,70%), se equivocaron rotundamente con Piñera (finalmente obtuvo un 36,64%) y con Sánchez (finalmente obtuvo un 20,27%).

Pero cabe preguntarse…¿se equivocaron realmente o manipularon las cifras?. De hecho, en su discurso de anoche, la abanderada del Frente Amplio deslizó una fuerte crítica hacia los estudios de opinión previos a las votaciones, señalando textualmente que “¿dónde está ese oráculo que es la CEP borrándonos del mapa?. Si las encuestas hubiesen dicho la verdad, a lo mejor sí estaríamos hoy en la segunda vuelta”.

Y es que si uno es suspicaz, ¿por qué no pensar que efectivamente las encuestas pudiesen modificar las cifras de tal manera de crear una determinada sensación en el electorado para tratar de influir en la votación?. Sólo basta recordar lo ocurrido el año pasado en Valparaíso, cuando un candidato de nombre Jorge Sharp no existía para las encuestas, sin embargo, se convirtió en el flamante alcalde de la ciudad puerto.

El país exige explicaciones, no excusas como las dadas hasta ahora por las encuestadoras en relación a que “no supimos interpretar a los indecisos” o que “sobrevaloramos la adhesión de Piñera”, no, eso no sirve. Lo que el país requiere son explicaciones certeras respecto a la metodología aplicada y que a todas luces falló y viene fallando hace rato.

Por lo pronto, es de esperar que ni se les vaya a ocurrir a estos oráculos ponerse a pronosticar los resultados de la segunda vuelta, la cual a todas luces será de pronóstico reservado y se disputará voto a voto. Primero, revisen su proceder y corrijan sus metodologías…y si es que efectivamente manipularon las cifras para generar determinada sensación e influir en el voto indeciso, Chile merece una disculpa.

Lo otro, es replantearse si son o no necesarias estas encuestas previas a procesos electorales, o si lisa y llanamente es menester suprimirlas para estos efectos, porque comentando lo sucedido con muchos amigos y conocidos, caímos en que a ninguno de nosotros los han encuestado jamás…¿y a ustedes?.

 

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

Este artículo pertenece a : Nacional, Noticias, Opinion
© 2586 Mi Gente. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
A %d blogueros les gusta esto: