El Estado opresor es un MACHO VIOLADOR

Información y Fotografía: La Rebelión del Cuerpo

Nuestras leyes consideran que Martin Pradenas no es un peligro para la sociedad, así que no le dieron prisión preventiva como medida cautelar mientras dura la investigación en su contra. Nuestra justicia patriarcal desestima los testimonios de 5 mujeres que fueron violentadas sexualmente por Martín, y no lo considera un peligro.

Ayer supimos que Martín se infiltró en un grupo de WhatsApp de #JusticiaParaAntonia, haciéndose pasar por una mujer llamada «Andrea», con un número de teléfono nuevo, para estar en conocimiento de todas las acciones que se hicieran en defensa de ella. Además de ello, eliminó evidencia, tanto de su celular como de su computador, ¿qué es lo que esconde?

El comportamiento de Pradenas es sistemático y esto no puede seguir sucediendo; según las denuncias, ha violado a cinco mujeres (sin contar a quienes no han denunciado). Rechazamos tajantemente la decisión tomada hoy y creemos que lo único que hace es potenciar el sentimiento de impunidad en el que actúan abusadores y violadores.

La justicia no está hecha para nosotras. No considera lo difícil que es denunciar, la justicia ampara a los violadores y desestima a las víctimas. ¿Cómo se nos puede pedir que confiemos en la justicia? No nos cuidan, así que no nos queda más que cuidarnos entre nosotras.

A pesar de que el proceso judicial en su contra está recién comenzando, nos da mucha rabia que no se le tome el peso ni se tomen las medidas suficientes para protegernos. ¿Qué es lo que tiene que pasar para que obtengamos justicia? ¡Basta de abusar a mujeres! ¡Basta de ignorar el consentimiento como si no fuese importante! Sentimos impotencia, pero no bajaremos los brazos. Gritaremos más fuerte hasta que se termine el peor asesino de todos: el patriarcado.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: