Informativo Ley de Crianza Protegida que establece beneficios para padres, madres y cuidadores de niños(as)

Texto: María Paz Pinochet (abogada de Asuntos Laborales) – Fotografía: Internet

Se establece con esta Ley Nº21.247 beneficios a los padres o madres que estén haciendo uso del permiso postnatal parental o que tengan el cuidado personal de niños o niñas nacidos a contar del año 2013, en las condiciones que se indican.

1.- Título I. Establece una licencia médica preventiva parental para las trabajadoras y los trabajadores que hicieron uso del permiso postnatal parental y cuyo término transcurre desde el 18 de marzo y hasta el término del estado de catástrofe. Es decir estos padres tendrán derecho, luego del término del posnatal parental, a una licencia médica preventiva parental por causa de la enfermedad COVID-19 o acceder a esta licencia médica preventiva parental aquellos trabajadores cuyo permiso postnatal parental haya terminado a contar del 18 de marzo de 2020 y antes de la entrada en vigencia de la presente ley (ley que ha sido publicada con fecha 27 de julio 2020).

La licencia médica deberá otorgarse por jornada completa y se extenderá por un período de 30 días, el cual podrá renovarse por un máximo de dos veces, por el mismo plazo. Los períodos señalados previamente deberán ser continuos entre sí. En caso de que el trabajador estuviere haciendo uso de otra licencia médica deberá esperar al término de la misma para poder hacer uso de la licencia médica preventiva parental.

Si ambos padres hubieren gozado del permiso postnatal parental, cualquiera de ellos, a elección de la madre, podrá gozar de esta licencia médica preventiva parental.

El pago de éstas licencias, contempla el mismo promedio con el cual se pago la licencia posnatal.

NOTA: El(la) Trabajador(a) debe concurrir a solicitar éstas licencias.

Fuero.- Los trabajadores que hagan uso de la licencia médica preventiva parental tendrán derecho a una extensión del fuero maternal. El período de extensión será equivalente al período efectivamente utilizado de la licencia médica preventiva parental, y regirá inmediatamente una vez terminado el período de fuero antes referido.

Terminada la licencia médica preventiva parental, los padres, madres o cuidadores podrán acceder a los beneficios establecidos en el Título II de la presente ley, de acuerdo con los requisitos que ahí se señalan, y este Titulo II se refiere a “De los beneficios para los trabajadores al cuidado personal de niños o niñas”

2.- Título II. Los padres, madres y cuidadores de menores nacidos desde 2013 en adelante y que estén afiliados al Seguro de Cesantía, podrán pedir de manera unilateral la suspensión del contrato por motivos de cuidado y acceder a las prestaciones de la Ley de Protección al Empleo.

La solicitud será voluntaria y el empleador no podrá negarse.

Esta opción estará vigente, mientras el establecimiento educacional donde asiste el menor permanezca cerrado por decisión de la autoridad por COVID 19.

Para hacer efectiva la suspensión por motivos de cuidado, el trabajador deberá comunicar al empleador por escrito, preferentemente por medios electrónicos, que hará uso del derecho de suspender su contrato en forma unilateral, acompañando los siguientes documentos:

(i) copia del certificado de nacimiento del o los niños o niñas o copia de la libreta de familia;

(ii) declaración jurada simple que dé cuenta que se encuentra en las circunstancias que el establecimiento escolar o de cuidado este cerrado, declarando asimismo, ser la única persona del hogar que se está acogiendo a la suspensión de los efectos del contrato de trabajo bajo las disposiciones de esta ley y de la ley No 21.227 (ley de Protección al empleo);

(iii) la fecha de inicio de la suspensión;

(iv) la información necesaria para recibir el pago de las prestaciones a que esta ley; y

(v) en el caso de que el trabajador no sea el padre o madre, copia simple de la sentencia judicial que le confiere el cuidado personal de uno o más niños o niñas.

Una vez recibida la comunicación, el empleador deberá ingresar a la AFC, por escrito, y preferentemente por medios electrónicos, la solicitud para que el trabajador acceda a las prestaciones de la Ley de Protección al empleo, mediante la constancia que dé cuenta que el trabajador se encuentra en las condiciones descritas.

Una vez transcurridos dos días hábiles, sin que el empleador haya presentado la solicitud ante la AFC, el trabajador podrá presentarla directamente, preferentemente de forma electrónica, acompañando una declaración jurada simple en los términos ya señalados, declarando haber realizado la comunicación al empleador según lo dispuesto la ley e indicando la fecha en que la efectuó. Asimismo, deberá indicar el nombre o razón social, rol único nacional o tributario, domicilio, correo electrónico y datos de contacto del empleador.

La AFC deberá notificar al trabajador y al empleador, dentro de los cuatro días hábiles siguientes, si la solicitud a las prestaciones del Título I de la ley No21.227 fue aceptada o denegada.

En caso de que la solicitud sea aceptada, la suspensión y las respectivas prestaciones comenzarán a regir a partir de la fecha en que se señale en la solicitud ingresada a la AFC, la que puede ser diversa a la fecha de presentación de la misma, y se extenderá hasta la reapertura del funcionamiento de los establecimientos educacionales, salas cunas y jardines infantiles por acto o declaración de la autoridad competente, a la cual asistiría el niño o niña, o hasta el término de la vigencia de esta ley, si dicho término fuera anterior.

Mientras opere esta suspensión, el empleador deberá continuar pagando cotizaciones según la ley de protección del empleo.

Los trabajadores que hayan suspendido los efectos del contrato de trabajo por motivos de cuidado, podrán, a su mera voluntad, dejar sin efecto dicha suspensión, debiendo dar aviso al empleador por escrito y preferentemente por medios electrónicos, con cinco días hábiles de anticipación a su reincorporación. Por su parte, el empleador deberá comunicar por escrito, preferentemente por medios electrónicos, a la AFC tal circunstancia, dentro de un plazo que no se extienda más allá de la fecha a partir de la cual el trabajador se reintegre. El trabajador puede ejercer nuevamente el derecho a suspender los efectos del contrato de trabajo por motivos de cuidado, y la prestación se pagará de acuerdo al número y monto que le corresponda a la prestación que le suceda a la última recibida.

El empleador podrá en cualquier momento ofrecer al trabajador la suscripción de un anexo al contrato de trabajo a efecto de otorgar otras condiciones al trabajador, que le permitan privilegiar el cuidado del niño o niña.

En todos los casos en que el trabajador se reintegre al trabajo, ya sea por que decide hacerlo voluntariamente o porque se produjo la reapertura del funcionamiento de los establecimientos educacionales, salas cunas y jardines infantiles, el empleador deberá notificar esta circunstancia a la AFC tan pronto como tenga conocimiento de este hecho, y, de todas maneras, antes de que el reintegro se haga efectivo.

Para efectos del pago de las pensiones alimenticias debidas por ley, que hayan sido decretadas judicialmente y notificadas al empleador, las prestaciones a que se refiere ésta ley serán embargables o estarán sujetas a retención hasta en un 50% de las mismas. Para tales efectos, el empleador deberá dar aviso a la AFC o AFP que corresponda, y tan pronto como ingrese la solicitud presentada por el trabajador o, en su defecto, cuando sea notificado de la concesión del beneficio por la entidad pagadora, si el trabajador que ha suspendido unilateralmente es de aquellos respecto de los cuales está obligado a retener y pagar pensiones alimenticias. Esto, sin perjuicio de que el trabajador deberá señalar esta circunstancia, igualmente, en los casos en que él ingrese la solicitud directamente ante la Sociedad Administradora. En estos casos, de acuerdo a una norma de carácter general que dicte la Superintendencia de Pensiones, la Sociedad Administradora de Fondos de Cesantía transferirá al empleador la totalidad de las prestaciones de los mencionados trabajadores, indicando el nombre, rol único nacional o tributario y monto de la prestación que corresponde a cada uno de ellos, a fin de que el empleador cumpla con su obligación de retención y pago de las pensiones y pague directamente el saldo que quedare de la prestación al trabajador.

Las trabajadoras y los trabajadores de casa particular tendrán también acceso a los beneficios de esta ley.

Las prestaciones de que trata la ley, serán compatibles con el Ingreso Familiar de Emergencia, así como también con otros beneficios económicos.

Para aquellos que no suspendan el contrato, y no puedan asistir al lugar de trabajo debido a que no tienen más opciones para el cuidado del menor, esa inasistencia NO podrá invocarse como causal de terminación del contrato (no podrá invocar la causal de terminación del contrato de trabajo establecida en el número 3 del artículo 160 del Código del Trabajo). Esta circunstancia deberá ser debidamente comunicada al empleador tan pronto como le surja el impedimento, y acreditada al mismo dentro de los dos días hábiles siguientes a la respectiva inasistencia.

Sanción por mal uso: Las personas que obtuvieren mediante simulación o engaño complementos y/o prestaciones y quienes de igual forma, obtuvieren un beneficio mayor al que les corresponda, serán sancionadas con reclusión menor en sus grados medio a máximo. Igual sanción será aplicable a quienes faciliten los medios para la comisión de tales delitos. Lo anterior, es sin perjuicio de la obligación de restituir las sumas indebidamente percibidas, con los reajustes que conforme a derecho correspondan.

VIGENCIA DE LA LEY:

Las disposiciones de la presente ley regirán desde el 27 de julio 2020 y mientras se encuentren vigentes las disposiciones del Título I de la ley No 21.227 (Ley Protección del Empleo)

Las licencias médicas preventivas parentales a que se refiere el Título I de la presente ley, expirarán por el solo ministerio de la ley por las siguientes causales, cualquiera sea la que ocurra primero:

a) Con el término del estado de excepción constitucional, incluidas sus prórrogas.

b) Con el término de la vigencia de la presente ley.

c) En caso de fallecimiento del niño o niña causante de la licencia médica preventiva, en cuyo caso, el padre o madre tendrá derecho al permiso a que se refiere el inciso primero del artículo 66 del Código del Trabajo.

SE INCORPORA al Art 6 bis de la ley No 21.227, el siguiente inciso segundo:

“Sin perjuicio de lo anterior, el empleador propenderá a ofrecer a las trabajadoras embarazadas adecuar sus modalidades de trabajo presencial a otras más apropiadas para el cuidado de su proceso de gestación.”

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: