La batalla que se viene

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

Lo ocurrido este domingo 21 de noviembre es algo que muy pocos esperaban. Muchos creíamos que – después del estallido social del 18 de octubre de 2019, de aquel potente 78% – 22% del apruebo sobre el rechazo en el Plebiscito del 25 de octubre de 2020, y de la minoría absoluta de la derecha en la convención constitucional – la elección presidencial arrojaría un triunfo claro de la izquierda, pero para sorpresa e impacto de muchos se impuso con la primera mayoría la candidatura de la extrema derecha, algo que todavía nos tiene marcando ocupado.

¿Qué pasó? La verdad es que nadie podría explicar a ciencia cierta lo ocurrido, tal vez la candidatura popular de izquierda cayó en la arrogancia de creer que ya estaba todo escrito, tal vez se menospreció la candidatura de la extrema derecha debido a los guarismos del plebiscito y de la elección de la convención constitucional, tal vez afectó toda la situación de falta a la probidad en la que se vio involucrada una de las candidatas a senadora de la izquierda, o quizás es simplemente debido a la memoria a corto plazo de los chilenos, en fin, podemos elucubrar miles de teorías para explicar el verdadero mazazo ocurrido el día domingo.

Lo único concreto es que ahora la segunda vuelta es incierta y, por lo mismo, la batalla que se viene por delante de aquí al domingo 19 de diciembre será «brutal». Sabemos que los votos no son endosables, que cada ciudadano es dueño de su sufragio, pero si hacemos el ejercicio de sumar todos los votos de las candidaturas de centro izquierda arroja un 46,52%, y si sumamos todos los votos de la candidatura de extrema derecha con la candidatura oficialista arroja un 40,7%. El tema que convierte al balotaje en algo incierto son los votos de la candidatura con sede en el extranjero, ese 12,80% del candidato que no pisó el país durante la campaña pueden definir esta elección, el problema es que nadie sabe a ciencia cierta hacia dónde se van a inclinar esos sufragios en diciembre.

La campaña que se viene para la segunda vuelta será una campaña «del terror» como las que no se veían en nuestro país desde la década del 70, si muchos consideraron campañas «del terror» las vividas para la elección entre Lagos – Lavín, Bachelet – Mathei, o Piñera – Guillier, se darán cuenta que dichas campañas quedarán en el recuerdo como verdaderas «alpargatas» frente a la campaña que se viene, la cual sólo se asemejará a la campaña vivida en la década del 70 entre Allende y Alessandri, ese nivel de polarización es el que se nos viene durante los próximos 27 días.

Será una campaña carente de ideas y propuestas, lo que primará de lado a lado es el miedo, cada uno de los candidatos procurará infundir terror en los electores respecto a su adversario. La candidatura de izquierda se jugará todas sus cartas en convencer al electorado que la candidatura contraria representa el regreso a la dictadura militar que asoló a nuestro país con muerte y crímenes de lesa humanidad. Por su parte, la candidatura de extrema derecha se la jugará tratando de convencer al electorado que la candidatura rival representa el comunismo de Cuba, Venezuela y Nicaragua, por nombrar algunos ejemplos.

A eso hay que sumarle las negociaciones que seguramente se llevarán a cabo para captar adhesión en el balotaje, los ofrecimientos de cargos y escaños al interior del aparato público buscando sumar la mayor cantidad de votos de aquí al 19 de diciembre, las amenazas a los funcionarios públicos de perder sus fuentes laborales en caso de ganar tal o cual candidato, en fin, como ya está dicho, lo que que se viene es una batalla «brutal».

El destino de nuestra patria está en las manos del pueblo, de la ciudadanía, de ustedes. Es fundamental que se informen, que no se queden con lo que cada candidatura les promete en campaña ya que eso es solamente «propaganda». Dense un tiempo y lean los programas de Gobierno de cada candidatura, una cosa es lo que se dice y otra cosa es lo que se estipula en el papel. Por favor vecinos y vecinas, lean, prepárense de aquí al 19 de diciembre, instruyanse, voten informados, es demasiado importante lo que está en juego en esta elección… ¡No da lo mismo quién gobierne!

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: