Violencia Irracional

Texto: Pedro Albornoz V. – Fotografía: RIG

La violencia se define como un tipo de interacción entre individuos o grupos, presente en el reino animal, por medio de la cual un animal o grupo de animales, intencionalmente causa daño o impone una situación a otro u otros animales.

En las sociedades humanas civilizadas, la violencia se caracteriza por la presencia del Estado como institución monopolizadora de la violencia y se manifiesta como modalidad de una serie de conflictos sociales muy variados, de signo diverso, como la guerra, el genocidio, el crimen, el terrorismo de Estado, el terrorismo, la legítima defensa, la violencia de género, la violencia intrafamiliar, el maltrato infantil, resistencia a la opresión, la esclavitud, las cárceles, los duelos y riñas, algunos deportes y artes marciales, la crueldad hacia los animales, etc…

Desde la perspectiva de la salud humana, la OMS define la violencia como: El uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte.

La aparición del Estado en la sociedad humana está relacionado con el objetivo de crear una institución que asuma el monopolio de la violencia, para poner fin a la práctica tribal de la venganza. También puede considerarse como violencia de Estado cuando se trata de un Estado fallido, porque en esas condiciones los ciudadanos tratan de sobrevivir y humanizarse, individual y colectivamente, en contextos dominados por la descomposición y el desmembramiento del tejido social”.

La violencia interpersonal es la conducta de dominio o asertividad que emplea la fuerza física, social, psicológica o psicosocial. Estos comportamientos pueden ser conscientes o no. Esta categoría incluye la violencia de pareja, violencia en el noviazgo, violencia contra la mujer, violencia doméstica, violencia psicológica en la pareja, violencia de género, violencia de padres a hijos y viceversa. Las violencias externas son las cometidas en el contexto laboral por parte de elementos externos a su organización. En efecto, los trabajos en que se trata con gente en forma directa suelen ser duros psicológicamente y más expuestos a este tipo de violencia.

Existe también una violencia criminal y por ende irracional, bajo la cual podríamos encasillar los acontecimientos ocurridos en Maipú la noche del sábado pasado, en el cual tras un choque entre dos vehículos sobrevino espontáneamente la irracionalidad y la criminalidad, con una riña descontrolada y un atropello alevoso que trajo como consecuencia la muerte de un joven y un adulto (su padre) que quedó internado en estado de gravedad.

Resulta inexplicable como tras un accidente automovilístico que no trajo mayores daños pudo haber generado un acto de barbarie de tal magnitud que le costara la vida a un ser humano y dejara grave a otra persona. Para poder intentar darle una explicación a esta irracionalidad podríamos citar al psicoanalista Erich Fromm, quien postula que “el impulso de vida y el de destrucción no son factores mutuamente independientes, sino que son inversamente proporcionales. Cuanto más el impulso vital se ve frustrado, tanto más fuerte resulta el que se dirige hacia la destrucción”.

Sea como sea, uno quisiera que la violencia no existiera en este mundo, bajo ninguna descripción, concepto, ni categoría.

Comparte tu opinión:

Comparte tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: