mié. Jul 24th, 2024

El viaje típico del vino chileno comienza en Maipo o Colchagua. Maipo es donde todo empezó: la cuna de los Cabernet Sauvignons que ganaron fama internacional por sus perfiles maduros, exuberantes y indulgentes. Colchagua recibe gran consideración porque su expansión fue impulsada por el auge de las exportaciones que adoptaron un perfil de sabor similar para sus Carménères.

Sin embargo, Chile tiene mucho más que ofrecer, presentando una amplia gama de perfiles inusuales que vale la pena explorar. Por ejemplo, hay vinos bien definidos y vibrantes de terroirs costeros que no son tan conocidos por los consumidores, quienes a veces confunden estas regiones con los valles principales, aunque en la copa se perciben muy diferentes. Aquí, los blancos y tintos son moldeados por el Océano Pacífico.

Dada la extensa costa del país, es sorprendente que los vinos de lugares cercanos al mar no sean más conocidos. Los blancos son salinos, con una acidez y concentración asombrosas, mientras que los tintos son ágiles y reductivos, con pHs bajos y madurez bien desarrollada, que recuerdan agradablemente al Valle del Ródano Norte.

Los terroirs costeros abarcan varios paralelos de latitud desde Biobío en el sur hasta Río Huasco en Atacama; la distancia entre 36°S y 28°S es de aproximadamente 1100 kilómetros, el equivalente a viajar desde las Colinas de Santa Rita hasta la frontera norte de California. El paisaje cambia de un denso bosque en el sur al desierto más seco del mundo en el norte. Una enorme pared de agua fría conocida como la Corriente de Humboldt corre a lo largo de la costa y hacia el mar, fluyendo desde el círculo antártico y actuando como un amortiguador que modera las temperaturas en los viñedos, manteniendo la temperatura general baja, tanto de día como de noche. El clima aquí es fresco pero soleado. En las mañanas de verano, el efecto de inversión térmica provoca una densa niebla que solo se disipa después del mediodía, cuando el sol quema las nubes y finalmente vence a la Corriente de Humboldt.

Combinado con este clima, otro rasgo definitorio importante es el mosaico de suelos formados por una característica única de la costa chilena: una antigua cadena montañosa conocida como la Cordillera de la Costa, esencialmente una vasta cresta de granito. El granito es más gris en algunas áreas al norte, mientras que es naranja y amarillo al sur. El granito es la base sobre la cual se construye casi todo en la Cordillera de la Costa. En las llanuras del valle, la roca descompuesta da paso a arcillas que otorgan a los vinos una energía rústica. Los depósitos estratificados y las crestas con suelos pobres y poco profundos producen uvas concentradas en las laderas. En unos pocos tramos aislados, el granito se convierte en pizarra, lo que produce vinos compactos. En otros, las llanuras formadas por inundaciones oceánicas elaboran vinos con una textura notablemente calcárea. Bolsillos distintos como estos llegan a definir una gama de terroirs, que varían en tamaño desde diez hectáreas (como en Cobquecura) hasta 230 hectáreas (como en Quillota).

A pesar de esta complejidad, una generalización es relativamente fácil de hacer: en las laderas que miran al oeste, donde los vientos del Pacífico son más fuertes que el sol, las variedades con ciclos de maduración muy cortos son la norma: Riesling, Chardonnay, Sauvignon Blanc y un poco de Pinot Noir y País. En las laderas que miran al este, donde el sol es lo suficientemente fuerte como para calentar el aire frío del mar, prosperan las variedades con ciclos más largos, principalmente Syrah y, en menor medida, País, Cinsault y Carignan.

Cuantos más vinos chilenos pruebo, más convencido estoy de que la costa es donde los lectores encontrarán algunos de los vinos más distintivos del país. Dicho esto, para este informe, me enfoqué particularmente en estos vinos costeros. De los más de 600 vinos que probé, poco más de 200 provenían de regiones costeras, y fueron fáciles de identificar. En contraste con el Valle Central, donde la riqueza y la dulzura son la norma, los tintos de la costa son esbeltos, elegantes y llenos de una vitalidad inusual. Los blancos, por su parte, tienen una transparencia y pureza refrescantes. Pero, para una visión más completa, es mejor obtener un poco más de antecedentes sobre cada región por separado: Limarí, Casablanca, Leyda y otras comunas costeras de Itata, como Coelemu y Cobquecura.

El Desarrollo de la Costa

A medida que la Chile colonial española se consolidaba, las tierras más fértiles en el centro y al sur eran las más demandadas. Las abundantes lluvias invernales permitían el cultivo de secano en algunas áreas, mientras que los sistemas de riego construidos en el Valle Central eran responsables de una gran parte de la agricultura moderna del país. Es por esto que la costa sur, desde Biobío hasta Itata y Maule, fue principalmente plantada con uvas patrimoniales, como País y Moscatel de Alejandría.

Sin embargo, la revolución moderna en la costa realmente comenzó en la década de 1990 con desarrollos y plantaciones en Casablanca. Hasta entonces, el área se utilizaba principalmente para producir leche. Pablo Morandé plantó los primeros viñedos experimentales a mediados de la década de 1980. Para la década de 1990, Casablanca se había convertido en una avanzada para explorar áreas frescas e irrigadas.