vie. Jun 21st, 2024

Después de 20 años de desarrollo, la cámara digital más grande del mundo ya está en la cima del Cerro Pachón, hogar del Observatorio Vera C. Rubin.

Y no fue fácil.

Margaux Lopez, en el campus del Acelerador Lineal de Stanford, ha estado trabajando durante cinco años, planificando un solo envío.

“Ha sido complicado”, dijo.

Coordinar alrededor de 50 cajas, que contenían partes de la cámara — la cámara en sí pesa 6,000 libras y es del tamaño de un coche familiar, pero con un costo de $168 millones, es mucho más cara — significó que todos estaban involucrados en el envío la semana pasada desde su sala limpia en Stanford.

El viaje comenzó levantando la cámara dentro de un contenedor de 20 pies sobre un camión que luego subió por la autopista 280 en plena noche hacia el aeropuerto SFO. Dentro, la cámara estaba asegurada a un marco de envío personalizado y envuelta en material de descarga electrostática de plástico para protegerla de la humedad.

El marco en sí viajaba sobre bobinas circulares de 10 pulgadas de ancho de acero inoxidable trenzado grueso para protegerla de los baches en la carretera 280 hasta la cima del observatorio.

Dado que su destino es Chile, la cámara tenía que ser robusta. Chile, después de todo, es el hogar del terremoto más grande jamás registrado: un M9.5 frente a la costa sur en 1960.

El equipo ya había pasado por el proceso de mudanza antes, realizando un ensayo general en 2021. Margaux había estado viviendo en Chile durante tres años para coordinar la complicada transferencia.

“Personalmente, estoy muy interesada en este proyecto porque realmente me parece un avance en la astrofísica y por el bien de la curiosidad.”

Primero, sin embargo, hubo un vuelo de 10 horas a bordo de un 747 de carga, con la cámara y las cajas empaquetadas en su interior, aterrizando en Santiago a las 4:10 a.m. del 15 de mayo.

Y el viaje fue todo un secreto: dado el clima político en Chile, los coordinadores del proyecto mantuvieron la fecha en secreto, deseando llegar desde Stanford a la cima de la montaña en el vuelo de diez horas con la menor cantidad de alboroto y con la menor cantidad de personas sabiendo sobre ello.

Una vez aterrizados, la cámara fue cargada en su propio vehículo de transporte, y junto con otros nueve camiones, conducida hasta la base del Cerro Pachón.

“Es en ese punto cuando salimos de la carretera principal. Y es un camino de tierra de 22 millas, hasta la instalación en la cima. Vamos muy, muy despacio”, dijo el gerente del proyecto Travis Lange.

De hecho, fueron a unas cuatro millas por hora. Tardaron cinco horas en hacer el viaje y luego descargar la cámara dentro del Rubin.

Con el agotador viaje terminado, ahora comienza otro largo proceso: examinar y ajustar la cámara. Es un proceso que tomará unos cinco meses.

“En el primer año, vamos a recolectar más datos que todos los demás telescopios combinados han recolectado en la historia de la astronomía”, dijo Margaux. “Lo cual es asombroso. Estamos más que duplicando la cantidad de conocimiento disponible.”

Cuando el Observatorio Rubin comience la Encuesta de Legado del Espacio y el Tiempo (LSST) a finales de 2025, la Cámara LSST tomará imágenes detalladas del cielo del hemisferio sur durante 10 años, construyendo la vista en timelapse más completa de nuestro Universo que jamás hayamos visto: materia oscura, energía oscura, nuestro sistema solar, sistemas extrasolares.